Tesina: Bibiana Casas Senpau

Diploma Universitario en Danza Oriental 2011/2012

 

5. La respiración y la pelvis

La respiración está directamente conectada con el estado de excitación del cuerpo. Cuando estamos relajados y quietos, nuestra respiración es lenta y fácil. En un estado de fuerte emoción, la respiración se hace más rápida e intensa. Cuando tenemos miedo, aspiramos bruscamente y retenemos el aliento. Cuando estamos tensos, nuestra respiración se vuelve superficial. Pero también sucede lo inverso: Respirar profundamente sirve para distender el cuerpo.
El derecho como personas comienza con nuestro primer respiro. (…) Si todos respirásemos con tanta naturalidad como los animales, nuestro nivel de energía sería elevado y rara vez padeceríamos cansancio crónico o depresión. Pero en su mayoría, las personas de nuestra cultura respiran superficialmente y tienen tendencia a contener el aliento. Lo que es peor, ni siquiera son conscientes de su problema de respiración. (56) No obstante, la gente tiene más conciencia de la importancia de la respiración que en años anteriores. Esto se puede ver reflejado en muchos programas de ejercicios que destacan la necesidad de una respiración consciente.
Es cierto que la respiración de oxigenación es un movimiento automático, que no necesita aprendizaje. (…) Pero podemos observar también que, más allá de la necesidad inmediata de oxígeno, hay gran variedad de gestos respiratorios. Es un repertorio de una gran riqueza, y estos gestos no son siempre espontáneos. La mayoría de las grandes tradiciones de trabajo corporal han reparado en alguno de estos modos de respirar, que se convierten entonces en objeto de una transmisión aprendida. (57)
Según Blandine Calais-Germain, hay dos grandes tipos de gestos respiratorios: los que se hacen con las costillas (respiración intercostal), y los que se hacen con el cajón abdominal (respiración diafragmática). Estos dos gestos corresponden a dos formas fundamentalmente diferentes de movilizar los pulmones. Esta autora asegura, contrariamente a lo que se enseña, que ninguna de estas respiraciones es “la buena” o “la mala”. Son apropiadas para finalidades diferentes, circunstancias variadas.

 

La respiración diafragmática también llamada a menudo respiración del vientre o abdominal, es aquella que es provocada por las contracciones del diafragma. La respiración intercostal puede ser media o alta (clavicular); en este caso, los movimientos respiratorios van a solicitar la parte alta de nuestro tronco, activando los diferentes músculos que se insertan en nuestra caja torácica. A menudo, ambas respiraciones son combinadas, mezclándose entre ellas. Existen muchas posibilidades. Algunas maneras de respirar nos resultaran más naturales, pero para otras nos puede ser necesario un entrenamiento.
En la respiración intercostal alta o clavicular sólo se mueven el pecho, las costillas, los hombros y las clavículas, por lo que únicamente trabaja la parte superior de los pulmones, de ahí que se absorba una mínima cantidad de aire. Este tipo de respiración demanda mucha energía. Se presenta cuando utilizamos ropa muy ajustada o faja, o después de muchas horas de trabajo sentados, cuando nos inclinamos adelante impidiendo la respiración profunda, o bien cuando en la actividad intensa, estamos agitados. Cuando esta es nuestra respiración habitual, conlleva un empobrecimiento de la vitalidad general, cansancio, fatiga, falta de atención, concentración.
La respiración media intercostal incluye un poco de la respiración abdominal, llenando de aire, en este caso, la parte superior y media de los pulmones. Con frecuencia la desarrollan las personas que trabajan de pie o caminando. Cuando se vuelve en nuestra respiración cotidiana puede provocar estrés y ansiedad, de ahí que se genere falta de atención y concentración.
La respiración baja o abdominal nos ayuda a conseguir la máxima cantidad de aire, llenando por completo los pulmones con un mínimo esfuerzo. En el caso de la danza, desarrollar el hábito de la respiración abdominal nos permitirá incrementar nuestro nivel de resistencia, ampliar nuestra capacidad aeróbica y evitar el cansancio excesivo.
Una respiración completa correcta, considera tres fases que corresponden con los tres tipos de respiración: en la primera fase la respiración abdominal; en la segunda, la respiración intercostal media y la tercera, la clavicular.
La respiración completa, lenta y profunda nos ayudará al relajamiento y al estiramiento muscular. Se trata de un tipo de respiración que disminuye las tensiones, favoreciendo una mayor tranquilidad y concentración.

Una emoción o preocupación agita o bloquea la respiración y distorsiona el tono. Igualmente una tensión muscular bloquea la respiración. (..) Regulando la respiración también actuamos sobre la tensión muscular y las manifestaciones emocionales, ejerciendo cierto control.(58)
Según explica A. Lowen en La espiritualidad del cuerpo, es necesario que la persona respire profundamente llevando el aire al bajo vientre para restituirle vida y sensibilidad a esta zona del cuerpo. Este autor sostiene que la respiración profunda y libre tiene el poder de alcanzar y liberar sentimientos suprimidos. Un trastorno frecuente es una detención de la onda al nivel del ombligo o los huesos pelvianos. Esto impide que la onda llegue a la pelvis o a la cavidad abdominal profunda en el proceso respiratorio y da lugar a una respiración superficial. La respiración profunda envuelve la cavidad abdominal inferior, que se expande al inspirar y se encoje al espirar. Esta idea puede parecer confusa, dado que el aire en realidad no entra nunca en la cavidad abdominal; sin embargo, cuando se respira profundamente, la expansión de la cavidad abdominal profunda permite que los pulmones se expandan hacia abajo más fácil y completamente. Dado que esta dirección posibilita la mayor expansión de los pulmones, esta respiración es a la vez más fácil y más plena. Todos los niños respiran de este modo. (…) En la respiración superficial, los movimientos respiratorios están limitados al tórax y la zona del diafragma. El movimiento hacia abajo del diafragma es reducido, lo que fuerza a los pulmones a expandirse hacia afuera. Esto le impone un esfuerzo al cuerpo, dado que expandir la caja torácica, rígida, requiere más esfuerzo que expandir la cavidad abdominal.(59)
El mismo autor afirma que existe una relación entre respirar y sentir. Respirar profundamente es sentir profundamente. Si respiramos profundamente hasta la cavidad abdominal, esta zona cobra vida. Cuando no respiramos profundamente, suprimimos ciertos sentimientos asociados con el abdomen. (…) Los niños aprenden enseguida que recogiendo hacia adentro el vientre y manteniéndolo rígido pueden interrumpir sentimientos dolorosos de tristeza y aflicción. (…) Tal vez parezca elegante y a la moda tener el vientre plano. (…) Pero la rigidez también denota una falta de plenitud en la vida. Cuando decimos que algo es rígido, queremos dar a entender que le falta color, animación y gusto. (60)

Según las explicaciones de A. Lowen vemos que la pelvis está implicada en la respiración profunda y completa. Y anatómicamente hablando, según Blandinde Calais-Germaine, es necesario tomar conciencia de la relación que existe entre el diafragma, el transverso del abdomen y el suelo pélvico durante este proceso respiratorio.
Relación entre el diafragma, el transverso del abdomen y el suelo pélvico en la respiración profunda y completa:
Observando la respiración, podemos observar que existe una clara relación entre el funcionamiento del diafragma y del suelo pélvico. Al igual que existe una relación entre el transverso del abdomen (en la fase de espiración) y el suelo pélvico.
El diafragma tiene forma de cúpula, está situado en la unión del tórax con el abdomen y su función principal y habitual es la respiratoria: es el principal músculo inspirador. Y actúa como un pistón entre el tórax y el abdomen. En la cumbre de esta cúpula se encuentra una zona fibrosa (no contráctil) de color blanco nacarado, el centro frénico. Cuando las fibras musculares del contorno del diafragma se contraen, el centro frénico desciende. Esto provoca un agrandamiento de los pulmones hacia abajo, estirándose, y llenándose de aire. Es la fase de Inspiración. La espiración, es justo la acción contraria. El diafragma sube acompañando al pulmón que recupera su tamaño anterior.

 

Movimiento del diafragma. Cuando el diafragma está relajado, la cúpula descansa contra el corazón y los pulmones. Cuando el diafragma se contrae, empuja a todos los órganos de la cavidad abdominal

Movimiento del diafragma. Cuando el diafragma está relajado, la cúpula descansa contra el corazón y los pulmones. Cuando el diafragma se contrae, empuja a todos los órganos de la cavidad abdominal

 

Cuando está relajado el diafragma tiene forma abombada hacia arriba, hundida hacia abajo por dentro, mientras que el suelo pélvico tiene forma abombada hacia abajo y cóncava hacia arriba por dentro.(61)

 

El suelo pélvico a veces es llamado diafragma inferior, y el diafragma, diafragma superior.
Entre ambos se encuentran los órganos del abdomen, envueltos la mayoría en una bolsa llamada peritoneo. Los dos diafragmas son así los dos polos de esta “globo o bolsa” abdominal, comparable a una bolsa de agua (mecánicamente hablando). El contenido de esta bolsa del cajón abdominal (…) es deformable e incompresible: toda deformación aplicada en una parte de este “globo” será obligatoriamente restituida en otra zona del volumen. Este aspecto mecánico es muy importante. Explica por qué el abdomen se desplaza y se deforma en las espiraciones diafragmáticas.(62)
A través de la interacción entre estos dos diafragmas esta “bolsa” abdominal se mueve, cambiando de forma, contrayéndose o relajándose, más o menos en relación a los dos polos. Para que el vaivén entre estos dos músculos sea óptimo, la respiración deberá fluir con naturalidad, sin tensiones; y estos dos músculos deberán cumplir su función contráctil adecuada, con el tono y la flexibilidad necesarios.
Por otro lado también existe una relación bien directa entre el transverso del abdomen que es la pareja del diafragma y el suelo pélvico. Este músculo abdominal es realmente el músculo para la espiración, cuando ésta es profunda.
En la respiración diafragmática podemos distinguir dos tipos de espiración
1. La espiración apretando la cintura estrechando sobretodo el músculo transverso. Se trata de unmovimiento muy espontáneo, que permite espirar sin provocar demasiada presión hacia la parta superior del tronco. El inconveniente de esta espiración es que provoca una compresión sobre las vísceras más bajas del abdomen, que puede ser prolapsante para las vísceras de la pelvis menor. La cintura se estrecha como un tubo de pasta dentífrica apretado por el centro: las vísceras son empujadas por encima y por debajo de la cintura.

respiracion

 

2. La espiración ascendiendo el abdomen comprimiendo las vísceras del abdomen des de abajo hacia arriba (ascendiendo la masa abdominal). Esto supone contraer sucesivamente, ascendiendo, los músculos del cajón abdominal, desde el más bajo hasta el más alto. Consiste en contraer primero los músculos del periné, después, los que están situados abajo y delante del abdomen, sin que esta segunda etapa haga perder la primera. I continuar con los músculos abdominales cada vez más altos, conservando siempre la contracción de los músculos bajos.

espiracion

En este tipo de se empieza a contraer el ano para sentir primero la parte posterior del suelo pélvico, y a continuación se contrae la zona anterior. (No se trata de una contracción de los glúteos o de los abdominales, sino de una contracción en el fondo de la pelvis.)
Este tipo de espiración según afirma Blandine, tonifica la parte baja del tronco, formando una vaina muy protectora para la columna lumbar y habitúa a una buena coordinación entre el suelo pélvico y los abdominales. No obstante, si la contracción es fuerte puede provocar presiones vasculares en el tórax y también puede provocar crispaciones musculares excesivas en la región alta del tronco y del cuello.

 

 

5. Reconocimiento del cuerpo sutil. Filosofía Oriental

 

Inevitablemente,
trabajando físico trabajamos mente, emoción y espíritu.
Para los orientales todos los aspectos de nuestra vida están
dibujados en líneas y puntos energéticos de nuestro cuerpo.
La consecuencia es que fortaleciendo el cuerpo
estamos fortaleciendo y potenciando la mente
Patricia Passo

Según los grandes tradiciones de sabiduría orientales (el Tao, el hinduismo, el budismo…) existen otros planos de existencia a parte del plano físico. Según la visión oriental, al igual que disponemos de una anatomía física, también disponemos de una anatomía sutil que es la que se encarga de dirigir y canalizar nuestras energías a lo largo del entramado físico-energético.

En Occidente por el contrario no se considera empírico hablar de estos otros planos, y por lo tanto no se contemplan como una realidad. Aun así, recientemente, gracias a la física cuántica se está empezando a confirmar la existencia de esta esencia vibratoria de la vida en todos los planos como una esencia que está viva, que se mueve y cambia en base a nuestros pensamientos y nuestros sentimientos. Tal y como explica Carmen Paz, en su libro la Bendición de ser mujer, (…) desde la ciencia, empezamos también a entender las enseñanzas que desde hace siglos se vienen transmitiendo a través de las tradiciones de sabiduría: que el ser humano no sólo es un cuerpo, sino algo más. (63)

Según Patricia Passo, descubrir que el cuerpo es motivado y estimulado por la energía interna, es considerar la importancia del manejo de esta energía y este trabajo debe estar incluido en el proceso de aprendizaje. (64) A continuación, en el próximo capítulo, se explica en que consiste el método de Conciencia Pélvica de esta misma autora, pero para poder entender sus principios es necesario explicar antes algunos conceptos de esta otra manera de entender la realidad.

La ciencia occidental no admite estos conceptos como un fenómeno real desde el momento que no resultan medibles con ningún dispositivo y sus efectos pueden ser explicados como sugestión.
En cambio, en el campo de la medicina alternativa, existen muchos métodos curativos y prácticas que trabajan equilibrando esta energía, el Magnetismo curativo, el Reiki, la Acupuntura, la Digitopuntura , el Yoga, el Aikido, el Tao Yin, el Tai Chi, entre otros. La Bioenergética, aquí en Occidente, también trabaja en esta línea. Según estos métodos la energía vital fluye continuamente por la Naturaleza, y la interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos y psicológicos del ser humano.

El PRANA, Ki o CHI. La energía vital

La respiración conecta el ser con el universo.

Es el ritmo orgánico de todas las cosas.
Patricia Passo

El aparato respiratorio es la puerta de acceso a la purificación del cuerpo, la mente y el intelecto. (65)

Prana se mueve en la caja torácica, y controla la respiración. Absorbe la energía vital de la atmósfera. Según B.K.Iyengar (…) explicar lo que es prana resulta tan difícil como explicar lo que es Dios. Prana es la energía que impregna el universo a todos los niveles. Se trata de energía física, mental, intelectual, sexual, espiritual y cósmica. Todas las energías físicas , tales como el calor, la luz, la gravedad, el magnetismo y la electricidad, son también prana. Prana es la energía oculta o potencial que se halla en todos los seres y que se ve liberada en grado sumo en momentos de peligro. Es el motor primario de toda actividad. Es la energía que protege, crea y destruye. El vigor, la potencia, la vitalidad, la vida y el espíritu son todos formas de prana. (…) se traduce normalmente por respiración, aunque ésta es sólo una de sus muchas manifestaciones en el cuerpo humano. (66)

Nadis o Meridianos

Son los canales sutiles por los que circula nuestra energía vital. “(…) son órganos tubulares del cuerpo sutil a través de los cuales circula la energía. Existen varios miles de nadis en el cuerpo, y la mayoría de ellos salen de las zonas del corazón y el ombligo.(67) Estos canales están interconectados. Cada meridiano posee un trazado propio y exclusivo, y se conecta con otro meridiano, del que recibe la energía, y con otro, a quién se la trasmite.

En conjunto, se constituye una red que pone en comunicación los compartimentos superficiales del organismo con los internos, por la que circulan “sangre” y chi o prana. Los canales se encuentran distribuidos por todo el cuerpo de forma bilateral y simétrica; Interiormente estos canales se comunican con los órganos y vísceras, y externamente con la superficie del cuerpo.

nadis

Hay miles de nadis en el cuerpo sutil

 

La Acupuntura por ejemplo, es una técnica milenaria de la medicina china que cura al paciente restableciendo el equilibrio de energía vital a través de la localización de puntos muy concretos que se encuentran en este entramado energético.

acupuntura

 

Hay dos clases de energía; Yin y Yang. La Yin es energía física, representa la noche, lo femenino, lo negativo. La Yang es energía Psíquica, representa el día, lo masculino, lo positivo. Son dos formas idénticas y opuestas de energía, antagónicas y complementarias, cuyo equilibrio representa lo que los chinos llaman el TAO. Es decir el EQUILIBRIO, la ARMONÍA.

 

En medicina oriental el cuerpo se ve integrado como un “todo” más que como la unión de partes separadas. Des de esta perspectiva la circulación del chi controla todos los movimientos del cuerpo y por lo tanto todos los desequilibrios posturales se pueden ver como desequilibrios o distorsión del chi. Precisamente este es uno de los aspectos más relevantes de los diagnósticos en la medicina Oriental. Observando los desequilibrios posturales se pueden determinar los desequilibrios que existen en el chi del paciente.
Según la tradición hindú, a nivel físico la columna vertebral se corresponde con el principal nadi (o meridiano) Sushumna. Este nadi se constituye como el Canal Central de nuestra anatomía sutil. La anatomía occidental cita también un canal central en la médula espinal llamado canalis centralis constituido de materia cerebral blanca y gris.(68)

yoga

 

A los dos lados de Sushumna, están los nadis Ida y Pingala. El Ida nadi es el lado izquierdo, el canal de la luna, de la energía YING. Según los hindúes, da el poder de las emociones en su estado puro, proporcionando las cualidades de gozo profundo, amor puro, compasión y habilidades artísticas. Este lado es el más femenino de hombres y mujeres. Los problemas típicos del lado izquierdo son el apego emocional, la depresión, la baja autoestima, el sentimiento de culpa o el letargo. El Pingala nadi es el lado derecho, el canal del sol, de la energía YANG. Daría poder a la mente racional, que permite aprender y obtener la fuerza necesaria para superar los problemas mediante el esfuerzo. Es el lado más masculino de los hombres y mujeres. Los problemas típicos del lado derecho son el comportamiento egoísta o violento, la arrogancia y el orgullo.
El Shushumna nadi o Canal central es el equilibrio Ida y Pingala. De esta manera se obtiene un enfriamiento del canal del sol y un calentamiento del canal lunar, consiguiendo así un estado de equilibrio en el que la atención deja de pasar de un canal al otro, de la tristeza a la euforia, de la hiperactividad al letargo, y permanece siempre en el centro.

 

 

Los chakras

Los chakras son los centros de energía más importantes de nuestra anatomía sutil. La función principal de los chakras consiste en captar y distribuir por el cuerpo físico el prana y otras energías sutiles que circulan en el ambiente, transformándolas para su posterior utilización.
Se encuentran a lo largo de nuestro Canal Central y cada chakra vibra en diferentes frecuencias.

Como bien explica la Dra. Northrup, (…) ya sea que pienses que los chakras son lugares del cuerpo reales o sólo metafóricos, pueden servirte para activar la conexión mente-cuerpo y ayudarte a sanar. (69)
Según esta doctora americana, los chakras son zonas clave en donde la energía media entre lo emocional y el cuerpo físico. Cada chakra está asociado con una región de nuestro sistema orgánico y se corresponde a unos estados emocionales concretos. Estos centros energéticos conectan nuestros nervios, hormonas y emociones. Su ubicación va paralela al sistema neuroendocrino-inmunitario, formando un vínculo entre nuestra anatomía energética y nuestra anatomía física. (…) Si bien la medicina occidental estándar aún no ha reconocido los chakras, las culturas orientales los valoran desde hace muchísimo tiempo.(70)

chakras

Según la tradición hindú los chakras son los siguientes:
1. Muladhara
2. Svadisthana
3. Manipura
4. Anahata
5. Vishudda
6. Ajna
7. Sahasrara

 

La localización y los nombres de los chakras varían un poco según los diferentes textos y las tradiciones pero hay unas características que todos comparten.(71)

 

 

 

ANATOMIA SUTIL DE NUESTRA PELVIS:

EL TAN-TIEN O HARA Y LA KUNDALINI
Nuestra pelvis guarda uno de los más importante centros energéticos para los orientales. En Oriente, para los grandes sistemas de pensamiento tradicionales, es muy importante conectar con este punto y fortalecerlo. Aquí se encuentra nuestro centro vital, el punto donde nace y parte la energía vital, y donde se concentra de nuevo.(72)
Según la cultura china en esta zona de nuestro cuerpo se encuentra el tan-tien inferior, según la cultura japonesa el hara. Aunque hara se refiere a toda la región del vientre, los japoneses también sitúan este punto energético central unos dedos por debajo del ombligo, más en el bajo vientre.
Según la cultura India en nuestra pelvis duerme la Kundalini, diosa serpiente enroscada tres vueltas y media alrededor de la región del primer chakra (en la zona del periné, en la base de la columna). En la tradición hindú esta diosa despierta y empieza a subir por el Canal Central, chakra por chakra; des del chakra base hasta llegar al chakra coronario, en la cima del cráneo, uniendo tierra con cielo, materia con espíritu. Según estas creencias, al atravesar cada chakra la Kundalini produce el despertar de la región correspondiente y cuando la travesía ha concluido se dice que el sujeto ha alcanzado la iluminación completa. (73)

 

LOS 3 CHAKRAS INFERIORES
En nuestra cintura pélvica podemos ubicar los chakras inferiores, que se relacionan con nuestra vida física, especialmente el primero y el segundo.
Según la Doctora Christiane Northrup, (…) todos los tipos de estrés no resueltos de los primeros años de nuestra vida física relacionados con personas, acontecimientos, recuerdos y experiencias extraen energía principalmente de los tres centros de poder de la parte inferior, los tres primeros chakras. (74)

 

El primer chakra o chakra base, Muladhara en la India, es el centro energético de la FUERZA VITAL. Este chakra se localiza en el plexo pélvico, región del perineo, entre el ano y los genitales, en la base de la columna, en las tres primeras vértebras. Las zonas del cuerpo correspondientes a este chakra son la columna, el recto, las articulaciones de las caderas, la sangre y el sistema inmunitario. Se asocia al elemento tierra y al color rojo, y la emoción que lo característica es la serenidad.
La zona del primer chakra está influida por lo seguras y a salvo que nos sentimos en el mundo y por lo bien que podamos equilibrar la confianza y la desconfianza, la independencia y la dependencia, la soledad y la pertenencia a grupos. Esta zona está influida por el equilibrio que logramos entre sentirnos audaces y permitirnos sentir totalmente nuestros miedos. La zona del primer chakra se ve afectada, muy literalmente, por lo conectadas que nos sentimos con la Tierra y sus procesos (…) Los cimientos de nuestro sentimiento de seguridad suelen formarse en la infancia, cuando tenemos la sensación de que este planeta es o no un lugar seguro.(75)
El segundo chakra, el chakra sexual, en la India Svadisthana, representa el centro energético de LA FUERZA CREADORA. Se localiza en el Plexo hipogástrico, en los genitales. Se asocia con el elemento Agua y el color naranja. Y la emoción que lo caracteriza es el llanto.
La salud de la zona del segundo chakra está influida por dos aspectos distintos. El primero tiene que ver con nuestras ambiciones en el mundo exterior, y en él entran, entre otras cosas, nuestra forma de obtener lo que queremos, aquello que deseamos o buscamos. I el segundo aspecto, tiene que ver en como nos relacionamos con los otros, si estamos bien definidas, si nos hacemos valer, o si por el contrario somos poco claras y sumisas. (76)
A la zona del segundo chakra corresponden los órganos pelvianos y reproductores (vulva, vaina, útero, cuello del útero y ovarios). (…) El útero y los ovarios son los principales órganos del segundo chakra. Esta zona es literal y figuradamente un “espacio creativo” en el que las mujeres pueden generar hijos, relaciones, profesiones, novelas, percepciones profundas y otras obras creativas o artísticas.(77) I también es el espacio donde las mujeres cargamos con las cosas que los demás no quieren llevar, muy a menudo, los excesos emocionales.

 

Según nos explica esta doctora americana, cuando la energía de esta zona del cuerpo no circula bien, pueden producirse enfermedades y otros problemas uterinos, como por ejemplo tumores fibrosos, dolor pélvico crónico, etc. La salud de esta zona está influida por el grado en el que nuestras relaciones se basan en la confianza, en el control o dominio, la acusación y la culpa. Si utilizamos la sexualidad, el dinero, la acusación o la culpa para controlar la dinámica de nuestras relaciones (incluida la que tenemos con nosotras mismas), entonces los órganos de este segundo chakra se verán afectados adversamente.(78)
El tercer chakra es Manipura. Se localiza en el plexo solar, plexo hepigástrico, por arriba del ombligo. Ya se encuentra fuera de la pelvis, pero se considera un chakra inferior junto con los dos primeros. Se asocia al elemento fuego y su color el amarillo. Las emociones que lo caracterizan son la risa, la ira y la alegría. Los órganos asociados con el tercer chakra son la vesícula biliar, el hígado, el páncreas, el estómago, y el intestino delgado.
El tercer chakra está asociado con la autoestima, la confianza en una misma y el respeto por una misma. Es decir, ¿cómo equilibramos nuestra sensación de capacidad o de inferioridad en lo que hacemos en el mundo exterior del trabajo y el éxito? Ahora bien, (…) Los cimientos del sentido de sí misma de una mujer los forman las emociones, los recuerdos y la sabiduría almacenados en los campos energéticos de los dos primeros chakras. Por lo tanto para tener una buena autoestima, la mujer antes debe sentirse segura en el mundo (primer chakra) y tener relaciones basadas en el respeto y el apoyo mutuos (segundo chakra).(79)
Podríamos profundizar mucho más en la anatomía sutil de nuestra pelvis, sus relaciones con nuestra anatomía física y nuestra vida en este mundo material, no obstante, para el propósito de este trabajo la información hasta ahora detallada es suficiente. (80)

 

 

7. CONCIENCIA PÉLVICA y TÉCNICA EN DANZA ORIENTAL Método Patricia Passo

 

La Danza Oriental conecta el espíritu con el cuerpo
para que de esta comunión nazca la verdadera danza.
(…) Es la ausencia del miedo con uno mismo, con el propio espíritu y bailar con él.
Patricia Passo

 

Gran parte del material metodológico que nos propone Patricia Passo, se sustenta en el importante trabajo de investigación que realizó Rudolf Laban, quien empieza a ser consciente de la necesidad de conexión entre cuerpo y mente. Este gran investigador del movimiento, se dio cuenta que ganando en conciencia corporal la técnica puede mejorar.
Para R. Laban el Eje del cuerpo se establece como la referencia del movimiento, siendo el torso (plexo solar) y la pelvis las partes que contribuyen a la sustentación del Eje. Esta percepción del Eje corporal es muy importante, para comprender el movimiento, para hablar de la técnica en danza. Según Laban el Eje del cuerpo se dibuja trazando imaginariamente sobre el cuerpo humano dos líneas perpendiculares cuya intersección es el punto que llamamos centro del cuerpo. (81)
El Eje corporal es muy importante para bailar correctamente. No solo nos proporciona equilibrio sino que influye en la correcta formación muscular y en la estética del bailarín, así como en su capacidad de resistencia. Tener un buen Eje corporal nos ayuda en la ejecución de los pasos y los movimientos de la técnica, sea cual sea la danza que bailemos.
Ya vimos que la estructura corporal determina nuestro movimiento, y viceversa. Un bailarín con el Eje corporal correcto, se puede distinguir por su movimiento, su musculatura, por su dominio… En cambio, un Eje corporal incorrecto ofrecerá una visión tensa del bailarín. En un cuerpo que no está bien alineado, se desarrollará una musculatura rígida, congestionada, falta de flexibilidad y potencia. Des de un cuerpo bien alineado obtendremos el control y la potencia, que posibilitaran libertad y belleza en el movimiento.

 

En el apartado 5 hemos profundizado en la respiración. Des del punto de vista técnico una respiración correcta no sólo nos ayudará a mantener el cuerpo bien alineado, también tiene que ver con la riqueza de nuestra expresividad. Y precisamente, la expresividad femenina (y el gesto espontáneo) es uno de los aspectos que caracteriza la técnica en Danza Oriental.
Alinear nuestra pelvis en el Eje Corporal nos ayudará a mejorar nuestra respiración y aprender a respirar correctamente es imprescindible para cualquier tipo de danza, sea cual sea la técnica. De hecho, un patrón habitual en la respiración de los bailarines, es la tendencia en respirar con la porción superior de los pulmones, y esto resulta un patrón superficial y poco eficaz, que muy a menudo puede ser el origen de una mala postura o viceversa.
En el apartado 3 vimos que la región pélvica sacra es la zona de inserción entre el tronco y los miembros inferiores. La pelvis es la base de la columna, donde la musculatura profunda va a ejercer la función de enganche y sujeción más importante. A partir de este soporte, el tronco gana una buena base de apoyo, des de donde elevarse y alargarse.
Para la técnica en danza clásica la pelvis es el punto para mantener el equilibrio y para las precursoras de la danza moderna fue el punto de liberación, de ruptura con la técnica clásica. Para Martha Graham la pelvis era el corazón de la danza, de donde parte el movimiento. Cuando Martha Graham enseñaba a sus alumnas que debían bailar “con la vagina”, les estaba pidiendo que usaran el impulso pélvico, pues ella consideraba que era un origen muy importante del movimiento. (82)
Al inicio del presente estudio explicamos que la zona pélvica es el centro de donde parte el movimiento en la Danza Oriental y que la técnica de esta danza consiste precisamente en la rotación de la pelvis sobre el Eje corporal.(83)
En el capítulo 3 hemos visto que la pelvis es el centro físico de nuestro cuerpo y que en un alineamiento ideal, la pelvis debería estar en una posición neutra.
En el trabajo de alineamiento físico buscamos la armonía geométrica de nuestro cuerpo, el Eje corporal y la simetría de ambos lados del cuerpo. Lo mismo sucede cuando trabajamos nuestro alineamiento sutil o energético. Des de las perspectivas que reconocen la existencia del cuerpo sutil, el prana o chi determina todos los movimientos del cuerpo y por lo tanto todos los desequilibrios posturales se pueden ver como desequilibrios o distorsión de nuestra energía.

 

Hemos explicado que existe una correspondencia física entre nuestro alineamiento sutil y nuestro alineamiento físico. Nuestro Eje corporal, des de la coronilla hasta nuestra base, se corresponde a nuestro Canal Central, en el que ubicamos los 7 principales chakras. Y en nuestra pelvis, en el bajo vientre, se ubica nuestro centro físico y al mismo tiempo nuestro centro energético.
La práctica del método de Conciencia Pélvica nos aportará beneficios a nivel físico, pero también a un nivel más profundo, que repercutirán en nuestra técnica en danza. Este método nos ayuda a ubicar y despertar nuestra pelvis en conexión con el canal central y sus centros energéticos (chakras) así como los canales auxiliares. Hemos visto que algunos chakras pueden encontrarse bloqueados, desarmónicos u obstruidos; de hecho es lo más frecuente, y normalmente, según esta perspectiva, cuando hay un bloqueo energético, hay un bloqueo físico que lo materializa.
Los practicantes de ciertas disciplinas afirman que el ser humano puede controlar y utilizar la energía vital, a través de diversas técnicas, acrecentándola, acumulándola y distribuyéndola por todo el cuerpo o usarla en forma concentrada. El tai chi chuan, el Chi Kung, el Tao Yin, el Aikido, el Yoga, son algunos ejemplos. Con el método de Conciencia Pélvica también manejamos nuestra energía vital a través de la respiración y el movimiento interno.
La diferencia entre el método de Conciencia Pélvica y otros trabajos de conciencia corporal es el énfasis en la zona pélvica y su potencial energético.
Patricia Passo empieza a practicar este método a partir de 2008, cuando se da cuenta que hay mucho miedo en la sensibilización de esta parte del cuerpo. A lo largo de la docencia de la danza del vientre percibí muchas transformaciones positivas, pero también muchas confusiones. Personas que encontraban capacidades, potencialidades, pero al mismo tiempo sentían pánico a esta fuerza dada su grandiosidad.84 Patricia remarca que algunas personas no experimentaban un bienestar ni un beneficio, sólo se sentían poderosas.
Según la autora del método es necesario un trabajo consciente para conocer esta región de nuestro cuerpo y despertar su movilidad interna, direccionando su energía, por que si no es así, no se produce una transformación interior real. (…) Sólo después de un exhaustivo trabajo de conciencia corporal pude ver que aquellos movimientos eran el motor de un Ferrari; sin no se sabía conducir provocaría accidentes mortales. Es necesario volver a la tierra, entregar tu cuerpo a ella, parar, respirar y buscar el movimiento interno profundo. (…) Sin un estado de pausa y calma es difícil ganar conciencia.(85)

 

Ahora bien, como bien afirma la autora, este método no es un trabajo de conciencia pélvica aislada, si no un método de conciencia corporal; el cuerpo es trabajado como un todo. Siendo la zona pélvica el punto de partida y de llegada

.
A partir de la pelvis se establece el dualismo entre los miembros superiores e inferiores. Con el desarrollo del trabajo de la conciencia pélvica llegamos a coordinar miembros superiores con inferiores, logrando la percepción de un despertar del abdomen como zona de interjección corporal. La idea central es explotar los movimientos concéntricos, ondulares y las simetrías. Todo esto armoniza el cuerpo y en consecuencia el individuo como un todo.(86)
Entrega del cuerpo a la tierra:

La Conciencia Pélvica es una técnica que parte de la premisa de que el alumno debe entregar su cuerpo al suelo y a través del contacto con la tierra, sentir la comprensión del estímulo que el suelo proporciona a la espalda. Del desarrollo de la propiocepción a través de la toma de contacto con este apoyo, el alumno se está preparando para entrar en contacto con el movimiento interno que está relacionado con una escucha interior y armonía corporal.(87)
Recostar nuestro cuerpo en el suelo nos permite trabajar con menos tensión y con más concentración, al tumbarse se frenan los estímulos externos (espejo, presencia de grupo, objetos…) (…) Sin estímulos externos es más fácil sentir y visualizar, es necesario sentir el fluir de los líquidos internos, el direccionamiento de los huesos, la flexibilidad de los músculos, los ruidos internos, todo esto en el trabajo en el suelo se torna más visible. (88)
Según Feldenkrais, (…) una persona que, echada de espaldas, intenta sentir de forma sistemática todo su cuerpo – o sea, dirigir su atención, por turno, a cada miembro y parte de su cuerpo- comprueba que ciertos sectores responden con facilidad, en tanto que otros permanecen mudos, o dormidos, más allá del alcance de su conciencia.

 

Lo mismo sucede cuando realizamos los ejercicios del método de Conciencia pélvica des del suelo. Uno puede percibir ciertas zonas del cuerpo bloqueadas, faltas de movilidad, dificultad en la respiración… Pero a partir del trabajo consciente y constante esto se puede ir mejorando.
(…) para reeducar el cuerpo y devolverlo a sus funciones básicas sanas, lo mejor es empezar eliminando la necesidad de actuar contra la gravedad, trabajando sentados o acostados en el suelo.(89) Trabajar en el suelo elimina la relación en contra de la gravedad y libera así los músculos para que cambien su modelo de conducta. En el método FledenKrais por ejemplo, se trabaja en el suelo con este propósito. Así se trabaja también con el método de Conciencia Pélvica. Debemos comprobar que todo el cuerpo está en contacto con el suelo, sintiendo el peso bien repartido, sintiendo todos los puntos de apoyo por igual.

 

Posición supina:
Los movimientos se realizan en el suelo, en posición supina (acostado boca arriba) con el cuerpo relajado.
Visualizamos el Eje Corporal como una línea recta que desciende desde la mitad de la frente o la coronilla, hasta el hueso del pubis o del sacro, y seguimos bajando entre las piernas y los pies. Si nos tendemos rect@s en relación con nuestro eje longitudinal, éste divide nuestro cuerpo en dos partes iguales.
Los ejes transversales del cuerpo deben ser perpendiculares al longitudinal: uno va de hombro a hombro, otro por las dos articulaciones de la cadera, otro por las rodillas y el último por los pies. Si todas nuestras articulaciones se encuentran perpendiculares al eje longitudinal, quiere decir, que están alineadas entre ellas. Como hemos visto si están desalineadas, significa que algunos músculos están contraídos, en tanto que otros están estirados más allá de su punto de reposo. Algunos músculos están tensos, y por lo tanto acortados.
Los pies apoyados sobre los talones, con los dedos apuntando hacia arriba y un poco hacia afuera. Las piernas deben estar rectas, ligeramente vueltas hacia afuera a partir de la articulación de la cadera, de modo que las rodillas también apuntan a la misma dirección que los pies.

 

La pelvis en posición neutra, bien apoyada en el suelo -apoyando bien el sacro y los dos ilíacos por igual-.
Las rodillas deben estar relajadas sobre el suelo. Si se puede meter la mano debajo de ellas quiere decir que algo está demasiado tenso, y otra parte debe estar demasiado floja.
El dorso descansa sobre el suelo y la espalda baja (zona lumbar) está relajada. ( Hemos visto que muy a menudo la corva de la zona lumbar es exagerada –lordosis- y queda un hueco; esto no debería pasar. También es una muestra de la tensión y acortamiento que sufren algunos de nuestros músculos. Existe una curva natural en esta zona de la espalda, muy suave, la zona lumbar debería tocar casi el suelo. También vimos que está el caso contrario, en que la espalda queda totalmente plana –deslordosis- faltando la curvatura natural de la que hablamos).
Los hombros descansan en el suelo, en el eje transversal. El cuello y la cabeza deberían estar dispuestos sobre el eje longitudinal del cuerpo. El cráneo apoyado por detrás, en el punto que es plano, justo en el medio. La cara debe estar paralela al suelo, y relajada, sin tensión.
Los mismos ejercicios también se pueden realizar en una otra posición variante. Estirados sobre la espalda, pero ahora con las caderas y las rodillas flexionadas. En esta posición, desde el punto de vista de tensiones musculares, se permite más libertad en la pelvis. La superficie de apoyo en el suelo ahora es muy grande y el centro de gravedad del cuerpo se encuentra muy cerca del suelo. Esto hace que el equilibrio sea más fácil. En esta posición el tronco, la columna y la pelvis están “en descarga”. Significa que no hay ningún peso, ni de una parte del cuerpo, ni de una carga adicional que recaiga encima. Este detalle permite una cierta libertad de movimientos. Es por eso que a menudo se utiliza como posición de base, particularmente en cursos de iniciación, para tomar conciencia de las posiciones de la columna o de la pelvis. (…) En esta posición, la retroversión se realiza muy fácilmente, en cambio, (…) la anteversión se encuentra con un obstáculo que no es ni el freno de las tensiones musculares, ni los músculos motores, que están presentes para poder efectuar dicho movimiento. Se trata del hecho de que la pelvis choca contra el suelo (más exactamente el coxis).(90)
Esta posición es una variante que ayuda a disminuir la posible existencia de lordosis que sufren muchas personas. En algunos casos, la curvatura es tan grande que aun estando así tumbados sigue quedando un hueco entre la parte baja de la espalda y el suelo. Esto significa que la lordosis es muy pronunciada. Y/o que la pelvis está forzada y anclada en anteversión.

 

Una tercera posición es también tumbados hacia arriba pero ahora flexionando las rodillas y juntando las plantas de los pies, en mariposa. En esta postura se trabaja más intensamente el fortalecimiento y la flexibilidad de la zona inguinal.
Los brazos normalmente se colocan hacia atrás, con las palmas de las manos mirando hacia arriba. En otras ocasiones se colocan abiertos en V, para sentir las diagonales y fuerzas de oposición de algunos movimientos como puede ser el balance o el twist. Según Patricia Passo, la colocación de los brazos puede variar en función del objetivo de la clase: Apertura del esternón (figurativo), Alineamiento 5º chakra-hombros, Alineamiento vertical, Apertura de hombros… (…) esta es una técnica profunda y con un alto grado de complejidad. (…) cada cuerpo es un cuerpo, cada individuo es único. El profesor tiene que tener mucho conocimiento y sensibilidad para percibir la disponibilidad y la necesidad del alumno en cada momento. Los brazos están directamente conectados con el afecto. El trabajo de esta zona debe ser delicado y suave. Estamos moviendo energías muy sutiles.(91)
Toma de CONCIENCIA respiratoria

La respiración conecta el ser con el universo.
Es el ritmo orgánico de todas las cosas.
Airear tu cuerpo es una forma eficaz de limpiar
los rincones desconocidas de tu vida psico-física.
Patricia Passo

El trabajo que se realiza con el método de Conciencia Pélvica incluye una toma de conciencia respiratoria. Los movimientos que se realizan siempre están coordinados con la respiración. Según afirma la autora del método, los ejercicios que se realizan nos pueden ayudar a desarrollar nuestra capacidad pulmonar, utilizando el sistema respiratorio en su totalidad, estirando la espiración, direccionando el aire a una zona específica de nuestro cuerpo.

Ya explicamos que una mala postura puede ser el origen de una mala respiración, y a la vez una mala respiración también puede ser el origen de una mala postura. El trabajo en el suelo favorecerá el trabajo respiratorio con menos tensiones que si estuviéramos en bipedestación.

Con los ejercicios del método de Conciencia Pélvica aprendemos a direccionar la respiración, armonizando la exhalación y la inspiración, con los movimientos de contracción y expansión, ganando con ello mayor flexibilidad muscular; dirigimos nuestra respiración hacia la parte baja de nuestro abdomen, esto nos ayuda a tomar conciencia de esta zona de nuestro cuerpo, en muchas ocasiones dormida, y al mismo tiempo se va ampliando nuestra capacidad pulmonar, y nuestra respiración se va volviendo así cada vez más profunda y relajada.
(…) las personas de nuestra cultura respiran superficialmente y tienen tendencia a contener el aliento. Lo que es peor, ni siquiera son conscientes de su problema de respiración. 92 A. Lowen en La espiritualidad del cuerpo, sostiene que es necesario que la persona respire profundamente llevando el aire al bajo vientre para restituirle vida y sensibilidad a esta zona del cuerpo. En el capítulo 5 vimos que un trastorno muy frecuente es una detención de la onda al nivel del ombligo o los huesos pelvianos y que respirar profundamente sirve para distender el cuerpo.
Los ejercicios respiratorios que se realizan en el método de Conciencia Pélvica son varios, y responderán a los objetivos de la clase, con el fin de mejorar la respiración del alumno. El profesor tiene que tener mucho conocimiento y sensibilidad para percibir la disponibilidad y la necesidad del alumno en cada momento.
En las clases del primer nivel se practica la respiración completa y profunda a lo largo de todo el canal central, combinado la respiración abdominal para sensibilizarnos con nuestro abdomen y el fondo de nuestro pelvis, con la intercostal, abriendo espacio a las laterales. En este nivel, y en varios ejercicios se practica la espiración por la boca y se realiza de forma ascendente des del suelo pélvico.(93)
El método también incluye técnicas respiratorias para reajustar nuestro sistema energético, En el capítulo 6 vimos que según los orientales, hay una estrecha relación entre la respiración y la energía vital. Des de esta perspectiva, a través de los ejercicios respiratorios podemos limpiar nuestro sistema energético renovando nuestra energía vital. El método de Conciencia Pélvica incluye técnicas respiratorias con este fin. Según afirma Patricia Passo, con algunas de las técnicas de respiración empleadas podemos limpiar nuestros órganos internos, quitando nudos, bloqueos y tensiones que dificultan el libre fluir energético de nuestro cuerpo.

 

Geometría corporal: unidad, simetría, alineamiento

El método de Conciencia Pélvica nos ayuda a trabajar nuestro alineamiento, buscando la geometría corporal.
Una asimetría crónica está manifestando un desequilibrio. El objetivo del método de Conciencia Pélvica es buscar la harmonía de las diferentes partes del cuerpo, la simetría, con el objetivo de equilibrar nuestro cuerpo y nuestra mente. Los movimientos se realizan des del centro de nuestro Eje corporal, a lo largo del Canal central, buscando la simetría entre ambos lados del cuerpo, equilibrando los nadis o canales auxiliares, y los miembros inferiores con los miembros superiores. Estamos en el suelo, en la tierra, pero igual que en danza, estiramos nuestros miembros superiores hacia el cielo, y nuestros miembros inferiores hacia la tierra, alargando nuestro cuerpo, abriendo espacio interior, estirando bien la columna. (94)
Movimiento pélvico des del centro
El método nos ayuda a tomar conciencia de nuestro centro físico y energético. Los movimientos que se realizan en las clases de Conciencia Pélvica siempre parten del centro de nuestro cuerpo.
El movimiento se trabaja lentamente, buscando el ritmo interno, sintiendo el espacio interior, respirando el movimiento. Se trabaja des del movimiento interno que está relacionado con una escucha interior y armonía corporal 95, observando de donde parte el movimiento y hacia donde va. Trabajando lentamente nos hacemos conscientes de todo el recorrido o trayectoria del movimiento, sintiéndolo punto por punto, mejorando la precisión en el movimiento.
El movimiento interno es aquel que no se ve, pero que se siente. (…) Trabajamos des de la concentración en el movimiento y la respiración, ahora con el suelo como soporte de nuestro Eje.(96)

En una primera fase a través de los direccionamientos básicos de la pelvis y algunos ejercicios respiratorios, se ayuda al alumno a adquirir CONCIENCIA corporal, eje, y entendimiento del movimiento lento. Se aprenden a localizar las crestas ilíacas, el hueso púbico, el sacro y el coxis, con el fin de movilizar la pelvis, sensibilizándonos con su forma, su concavidad y su profundidad. (…) a través del encuentro con el canal central corporal, así mismo la noción de lateralidad a través de los nadis auxiliares, el alumno es capaz de conducir los movimientos de las crestas ilíacas manteniendo la relación directa pubis –coxis (profundidad) pubis-crestas ilíacas (concavidad) (97)
Los movimientos que se realizan son movimientos concéntricos, ondulares y simétricos. En el apartado de cinética de la pelvis hemos explicado la amplia movilidad de la pelvis. Ahora se trata de experimentar estos movimientos en el suelo. Los movimientos que se realizan en un primer nivel del método de Conciencia Pélvica son los mismos movimientos que también vemos en la técnica de Danza Fusión Oriental: la retroversión, el balance, el twist y la cadera arriba-abajo. También se realizan movimientos combinados como por ejemplo el círculo y la africana.
El movimiento se trabaja sintiendo las fuerzas contrapuestas que lo hacen posible, estirando y contrayendo bien los músculos des del centro, alargando y abriendo espacio en el cuerpo, marcando bien las diagonales de oposición. Son movimientos suaves, manteniendo un ritmo constante, al son de la respiración, buscando el equilibrio entre tensar y distender, para poder trabajar en la recuperación del musculo y la ampliación de la respiración (98)
En un segundo nivel, ya más avanzado, se trabajan los movimientos de aceleración, que trabajan el calor y buscan un efecto catártico, soltando pero con control. Para esta etapa es necesaria una previa preparación del cuerpo, un cierto dominio de la técnica. Se pueden realizar por ejemplo movimientos vibratorios, pero solo cuando el cuerpo está realmente entregado al suelo, sin tensión en las ingles, sin tensión en los hombros, sin proyección de las costillas, sin rectificación en la lordosis. Es importante que exista un profundo contacto sacro-coxis- suelo.(99)

 

Conexión con nuestra pelvis
Ya vimos en su momento que para equilibrar el alineamiento es muy importante descubrir como se mueve la pelvis, el suelo pélvico y el sacro. A través de la respiración y el movimiento (contracción y expansión), aprendemos a conectar con la parte más profunda e interna de nuestra pelvis, reforzando y flexibilizando la musculatura profunda del suelo pélvico.
Hay que tener en cuenta que a medida que vayamos practicando el método iremos afinando las sensaciones. Es muy habitual por ejemplo, no saber localizar el periné al principio. Nos puede ser útil imaginar que queremos acercar los dos isquiones entre ellos; justamente el músculo que se activa es el suelo pélvico.
El profesor que imparte el método de Conciencia Pélvica, especialmente si se aplica con fines terapéuticos, deberá estar al cuidado con los antecedentes psicológicos de los alumnos/pacientes. Ya vimos que este segmento de nuestro cuerpo ha sido y sigue siendo tabú en nuestra sociedad, en gran parte, por sus connotaciones sexuales. Esta zona, es un lugar de iniciaciones corporales que estructuran profundamente la vida psíquica: iniciación esfinteriana, vida sexual, parto, con todas sus connotaciones psíquicas, afectivas, emocionales y sociales. Tantas experiencias aquí vividas y marcadas intensamente por el placer y/o el dolor, las relaciones, la ternura o la censura, la aceptación y el aliento, o el rechazo… (100)
En un nivel más profundo, aprendemos a conectar con nuestro centro energético, nuestra fuerza vital y nuestra fuerza creadora. La zona pélvica es donde reside el deseo de existir. Es donde experimentamos el placer de unir de nuevo lo que nuestra percepción separó. Es donde podemos crear; el poder creativo del hombre, que mantiene la vitalidad y la perpetuación de nuestra raza. Ignorar esta región es tener los ojos vendados hacia la creación. La no-conciencia y la inmovilidad de esta región adormece nuestro impulso vital, nos fragmenta y nos separa de la unidad. (101)
Todas las personas pueden resultar beneficiadas de esta conexión con la pelvis y todo lo que ello implica. Pero para las mujeres hay un plus. En la pelvis es dónde las mujeres incubamos una nueva vida, un nuevo ser. Con la práctica de este método las mujeres embarazadas son beneficiadas a nivel fisiológico porque trabajan la abertura del suelo pélvico y eso las ayuda directamente a la hora del parto y en el post-parto. . El fortalecimiento del perineo, el cual es trabajado en la conciencia pélvica favorece una elasticidad y conciencia no solo a la hora de la dilatación en el parto, también para una mejor recuperación después de él. (…) Los movimientos de conciencia pélvica trabajan una limpieza de esta región quitando nudos y desbloqueando pequeñas contracturas corporales internas, elasticidad… y Todo esto, según Patricia Passo, (…) abre camino para que una nueva vida pueda habitar y surgir en un espacio elástico y moldeable para su desarrollo (102)

 

 

Estructura básica de una clase:
La estructuración de una clase de Conciencia Pélvica, sigue los mismos pilares de la metodología de Danza Fusion Oriental. En una primera etapa se ayuda al alumno a adquirir conciencia corporal, eje, direccionamientos básicos y entendimiento del movimiento lento. Más adelante, cuando el alumno ya está preparado técnicamente se trabajan otros movimientos con el fin de buscar el efecto catártico.
Según Patricia Passo, a día de hoy, una clase de Conciencia Pélvica se estructura de la siguiente manera:
– Tumbarse en el suelo
– Escuchar el cuerpo en el momento presente
– Conectarse con la respiración
– Ejercicios de respiración
– Reconocimiento de la dirección corporal: miembros inferiores y superiores
– Ejercicios direccionados para la región pélvica
– Relación entre pelvis y pecho
– Fuerzas de oposición
– Ejercicios que trabajan el calor corporal, aceleración
– Retomar el contacto con el peso de mi cuerpo en el suelo
– Reconocimiento del momento presente
– Reflexión
– Abandono del suelo
– Sentarse
– Ejercicios de respiración
– Retomada del cuerpo de pie
– Reconocimiento del momento presente
En las clases que pude practicar en el centro de Fusión Art algunos de estos puntos estructurales todavía no se realizaban, pues se trataba de un primer nivel. Año tras año, a partir de sus nuevas investigaciones y estudios, Patricia va ampliando y actualizando la metodología.

 

 

8. CONCLUSIONES

¿Tener conciencia pélvica nos ayuda a mejorar nuestra técnica en danza oriental?

A lo largo de este trabajo, hemos visto que la pelvis juega un papel fundamental en la estructura corporal. Tener mayor conciencia de este segmento de nuestro cuerpo, nos puede aportar muchos beneficios no sólo en nuestra técnica en danza, sino en muchos aspectos de nuestra vida.

Es muy habitual en clases de conciencia corporal hablar de este segmento del cuerpo, pero en cambio muchas personas no conocen muy bien su forma real ni su capacidad motriz originaria. En el presente estudio se ha realizado un recorrido bibliográfico por diferentes trabajos y estudios del movimiento y del cuerpo, asociando las observaciones de diferentes disciplinas, con el fin de responder a la pregunta inicial.
Más allá del método que se utilice, como hemos visto a lo largo de este trabajo la conciencia pélvica es imprescindible para un buen alineamiento, y un buen alineamiento, tener Eje corporal, es imprescindible para una buena técnica en danza.

Además, tener conciencia de la movilidad originaria de este segmento de nuestro cuerpo resulta fundamental para la técnica en Danza Oriental, ya que esta danza, consiste precisamente en la rotación pélvica sobre el Eje Gravitacional.

El Eje corporal, no solo nos proporciona equilibrio sino que además influye en la correcta formación muscular y en la estética del bailarín, así como en su capacidad de resistencia. Tal y como remarca Erik Franklin, en su obra, si nos movemos con un alineamiento eficaz, el mínimo esfuerzo producirá un máximo grado de movimiento.

Ya vimos que la estructura corporal determina nuestro movimiento, y viceversa. Un bailarín con el Eje corporal correcto, se puede distinguir por su movimiento, su musculatura, por su dominio… En cambio, un Eje corporal incorrecto ofrecerá una visión tensa del bailarín. En un cuerpo que no está bien alineado, se desarrollará una musculatura rígida, congestionada, falta de flexibilidad y potencia. Des de un cuerpo bien alineado obtendremos el control y la potencia, que posibilitaran libertad y belleza en el movimiento.

La pelvis es donde se encuentra nuestro centro físico, nuestro centro de gravedad. Cuando somos capaces de dejar que el peso corporal se apoye sobre la pelvis, toda la estructura de nuestro cuerpo cambia, puesto que el peso que solemos llevar sobre los hombros y en la parte superior del cuerpo encuentra un lugar de descanso. Entonces todo el cuerpo empieza a estar más tranquilo. A partir de este soporte, el tronco gana una buena base de apoyo, des de donde elevarse y alargarse. Según Franklin, una vez descubrimos como se mueven los huesos de la pelvis, el suelo pélvico y el sacro, podemos equilibrar el alineamiento hacia abajo a través de los pies y hacia arriba por la cabeza.

Alinear nuestra pelvis en el Eje Corporal nos ayudará a mejorar nuestra respiración y aprender a respirar correctamente es imprescindible para cualquier tipo de danza, sea cual sea la técnica. De hecho, un patrón habitual en la respiración de los bailarines, es la tendencia en respirar con la porción superior de los pulmones, y esto resulta un patrón superficial y poco eficaz, que muy a menudo puede ser el origen de una mala postura o viceversa. En el caso de la danza, desarrollar el hábito de la respiración abdominal, llenando de aire nuestro abdomen y nuestra base pélvica nos permitirá incrementar nuestro nivel de resistencia, ampliar nuestra capacidad aeróbica y evitar el cansancio excesivo. La respiración completa y profunda nos ayudará a distender la musculatura, a relajarnos y a centrarnos. Respirar correctamente nos ayudará a mantener el cuerpo bien alineado.

Vimos que des de los sistemas de creencias que reconocen el cuerpo sutil, (y no des de la ciencia Occidental) respirar amplia y profundamente nos ayuda a rellenar nuestro sistema energético de nueva energía vital. Según Iyengar, el aparato respiratorio es la puerta de acceso a la purificación del cuerpo, la mente y el intelecto. A través de la respiración recargamos nuestro cuerpo de vitalidad, y sanamos nuestra mente. Des de este otro nivel más profundo, esto también puede repercutir en el resultado de nuestra técnica en Danza Oriental, ya que nuestro cuerpo va estar más lleno de vitalidad, y nuestra mente más presente.

Según Patricia Passo, Inevitablemente, trabajando físico, trabajamos mente, emoción y espíritu; Según esta perspectiva, fortaleciendo el cuerpo estamos fortaleciendo y potenciando la mente. Si nos sentimos seguras en nuestro cuerpo, si hay una conexión real entre la fuerza de nuestro cuerpo y la fuerza de nuestra mente esto se reflejará en nuestra técnica en danza. En nuestra pelvis se encuentra nuestro centro físico y nuestro centro energético. Hemos visto que es donde se halla nuestra fuerza vital y nuestra fuerza creadora. Los dos centros energéticos que se hallan en nuestra pelvis tienen que ver con lo seguras y a salvo que nos encontramos en el mundo, y con la manera en que nos relacionamos con nuestro entorno y con nosotras mismas. La toma de conciencia pélvica, des de este otro plano de la realidad, puede servirnos para sanar y limpiar posibles bloqueos que nos impiden expresarnos con seguridad, que nos impiden bailar con seguridad.

Además, cabe recordar que una de las características más destacables de la técnica en Danza Oriental, es la expresividad femenina y el gesto espontáneo. Cuanto mas seguras estemos en nuestro cuerpo, en nuestra mente y con nuestro espíritu, más auténtica y verdadera será nuestra expresividad, y esto se reflejará en nuestra técnica.

Estas dos últimas conclusiones resultan quizá demasiado esotéricas para la Ciencia Occidental, pero cabe recordar que estamos hablando de una técnica en Danza Oriental, y esta otra manera de ver y pensar la realidad tiene que ver con Oriente.

El método de Conciencia Pélvica de Patricia Passo también se explica y entiende des de esta otra manera de entender la realidad, reconociendo el cuerpo sutil. La práctica del método de Conciencia Pélvica nos aporta beneficios a nivel físico, y también a un nivel más profundo, que repercutirán en nuestra técnica en danza:

  • Nos da herramientas para la toma de conciencia de nuestra pelvis, como centro de nuestro Eje o Canal central y nos ayuda a mejorar su movilidad y su posicionamiento en el conjunto del cuerpo.
  • Nos ayuda a alinear nuestro cuerpo, a tomar conciencia de nuestro Eje corporal, sin las tensiones que podríamos sufrir en bipedestación, ya que los ejercicios se realizan en el suelo
  • Hay una profunda toma de contacto con el interior y la forma de nuestro abdomen, nuestra pelvis, y el periné. La técnica nos ayuda a reforzar y flexibilizar la musculatura del suelo pélvico, reforzando nuestra base y nuestro centro, aportándonos mayor estabilidad en bipedestación. Ya vimos que reforzar nuestra base y nuestro centro nos ayudará a mantener nuestro alineamiento
  • Se trabaja des de la concentración
  • Nos ayuda a desarrollar nuestra capacidad pulmonar, utilizando el sistema respiratorio en su totalidad. Explorar el uso de los pulmones hace que los bailarines aprecien la importancia del volumen, la profundidad, el ritmo de la respiración y la resistencia física. En este sentido, los beneficios fisiológicos de este método pueden ser toda una revelación para las bailarinas de Danza Oriental.
  • Nos ayuda a relajar la musculatura, a distender el cuerpo
  • Nos ayuda a activar la musculatura interna (la más profunda)
  • Nos enseña coordinar miembros superiores con inferiores, logrando la percepción de un despertar del abdomen como zona de interjección corporal
  • Se realizan ejercicios para una limpieza energética de nuestro cuerpo sutil, recargando el cuerpo de vitalidad, sanando posibles bloqueos
  • Se aprende el movimiento lento, sensibilizándonos con toda la trayectoria del movimiento, ganando en precisión y calidad
  • Se aprende a escuchar el ritmo interno y a respirar el movimiento
  • Los movimientos pélvicos que se realizan son los mismos que realizamos en la Danza Oriental
  • Todos estos beneficios y enseñanzas del método de Conciencia Pélvica, pueden ayudar a la bailarina de Danza Oriental al reconocimiento de su propio cuerpo y a moverse con mayor conciencia para buscar su equilibrio armónico, la belleza del movimiento.
  • Pero más allá del método, por todo lo expuesto en estas conclusiones y a lo largo de este trabajo, no cabe ninguna duda de que el desarrollo de la toma de conciencia del segmento pélvico repercute en toda una serie de aspectos que son esenciales para un buena técnica en danza y aún con más énfasis en la Danza Oriental, ya que toda la potencia de este baile nace de ahí.

 

 

 


Bibliografía y Nota al pie

(56) A.Lowen, La espiritualidad el cuerpo, Pg. 50-51
(57) Blandine Calais- Germain, La respiración, Pg.17
(58) Joaquín Benito, Cuerpo en Armonía, Pg. 45.
(59) A.Lowen, La espiritualidad el cuerpo, Pg. 52
(60) A.Lowen, La espiritualidad el cuerpo, Pg. 58
(61) Más información sobre el suelo pélvico en el Capítulo 4
(62) Blandine Calais- Germaine , Abdominales sin riesgo, Pg. 113. Ya vimos que esta presión no siempre es deseable (Ver capítulo 4)
(63) Carmen Paz, La Bendición de ser mujer, Pg. 87-88
(64) Patricia Passo, Fusion, el Universo que danza, Pg. 252
(65) B.K.Iyengar, Luz sobre el Pranayama. Pg.41 Según este sistema de creencias a través de la respiración podemos llenarnos de prana, podemos llenarnos de energía vital, devolviendo la salud a nuestros cuerpos, limpiando los rincones desconocidas de nuestra vida psico-física.
(66) B.K.Iyengar, Luz sobre el Pranayama, Pg. 36 En la cultura china tradicional el qì o chi significa lo mismo, también se podría traducir como “flujo vital de energía”. Ki, palabra japonesa, tiene el mismo significado.)
(67) K.Iyengar, Luz sobre el Pranayama. Pg.39
(68) Anodea Judith, LOS CHAKRAS, Las ruedas de la energía vital, Pg. 24
(69) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, pg 115
(70) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, pg 114-115
(71) Si disecáramos el cuerpo físico, no se encontrarían los chakras porque están en el cuerpo sutil que es etéreo, de manera que la ubicación en el cuerpo físico es aproximada.
(72) Este punto energético coincide a nivel físico con el centro geométrico de nuestro cuerpo (Ver capítulo 3 )
(73) Anodea Judith, LOS CHAKRAS, Las ruedas de la energía vital, Pg. 39-40
(74) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, Pg119
(75) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer 119-126
(76) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer 119-126
(77) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer 119-126
(78) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer 119-126
(79) Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer 119-126
(80) En la bibliografía de este trabajo se citan algunos libros que pueden ser de gran utilidad para aquel que quiera ampliar la información.
(81) Patricia Passo, Fusion, el Universo que danza, Pg240 (Ver capítulo 2, Más sobre Eje y alineamiento)
(82) Patricia Passo, Fusión. El Universo que danza, Pg. 230
(83) Patricia Passo, Fusión. El Universo que danza, Pg. 41
(84) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(85) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(86) Patricia Passo, Fusión. El Universo que danza , Pg.248
(87) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(88) Leah Bartal y Nira Ne’eman, Conciencia del movimiento y creatividad , Pg. 31
(89) Leah Bartal y Nira Ne’eman, Conciencia del movimiento y creatividad
(90) Blandine Calais-Germain, Curso de Anatomía Para el Movimiento, Nº8, Pg. 13
(91) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(92) Patricia Passo, ver anexo.
(93) Ver capítulo 6
(94) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(95) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(96) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(97) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(98) Ver capítulo 4
(99) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo

(100) Blandine Calais-Germain, El periné femenio y el parto, Pg. 97.
(101) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo
(102) Entrevista a Patricia Passo, ver anexo