Patricia Paso habla de los beneficios de la danza en la vida de quien la practica y cómo es posible percibir los cambios

 

Artículo traducido del original: Web oficial de Cleo Pires

Cuando digo original hago referencia al origen, a la Génesis humana. Nuestro día a día es el antinatural. El sedentarismo y el estrés endurecen el cuerpo y el espíritu. Expresarse a través del movimiento y experimentar física y metafísicamente conecta a la gente con nuestras raíces, nuestra ancestralidad. Esta danza es muy especial porque está basada en movimientos circulares, espirales e infinitos. Estas formas geométricas son símbolos de la creación. Los movimientos concéntricos son orgánicos remitiendo el cuerpo a su formación primaria.

 

Expresar y flexibilizar son acciones imperativas para una mejor calidad de vida. Esa danza te da herramientas para eso.

Patricia Passo

Practicar la flexibilidad en el cuerpo y la mente. Los movimientos ondulares son extremadamente sensuales, porque están en armonía con nuestras curvas naturales. Es muy cierto y la verdad es sensual. Porque nuestra naturaleza es sexual. Como estamos hablando de creación, Génesis y Orgánico es para todos, por todos y con todos. Yo doy clases para niños, adultos, tercera edad, hombres y mujeres. Nuestras células son redondas y pulsátiles. ¿Cómo es de profundo ondular y pulsar con todo tu cuerpo?

Es fundamental restablecer un diálogo sano con nuestra funcionalidad biológica. Las danzas circulares siempre se realizaron en todas las culturas para celebrar y vibrar. Imagina tener el conocimiento de ondular el propio cuerpo. En esta danza aprendemos a mover el cuerpo por dentro. Las culturas orientales mapearon nuestro cuerpo interno, dividido en canales. En esta danza aprendemos a desobstruir estos canales. Esto es muy poderoso porque crea un vínculo del hombre con su anatomía. Fragmentamos mucho el conocimiento. Aquí no es así. Aprendemos a expresar desde la verdad del cuerpo. Y esa verdad es biológica. Cuando bailamos, nos moldeamos psicofisicamente. Desde ese lugar se experimenta una profunda libertad. Creo que es esa relación de libertad de nuestros instintos y deseos de los que Cleo siente y habla.

¿Qué pasa con este trabajo y porqué es una propuesta unificadora y armónica? He experimentado los movimientos en mi cuerpo, no sólo como una actividad física, sino como una forma de poner filosofía en práctica. Nuestra educación segmenta el conocimiento. Es importante entender que todo lo que sucede en tu cuerpo también está sucediendo en tu psique y viceversa. También es importante entender que masculino y femenino son dos caras de la misma moneda. Estamos hablando de la dimensión del ser. Que debe unificarse.

 

Cleo, Patricia y el entendimiento de la danza

Cleo entiende esto y lo pone en práctica en su vida todo el tiempo. Ella sabe ser absolutamente femenina, pero también conoce y se apropia de su masculino. Esa es la danza. Desde el comienzo del proceso quiso entender los símbolos de la historia, entender filosofía cuando practicaba los infinitos en el cuerpo de ella. Por eso es tan enigmática y seductora. Porque cuando el todo está unificado, es auténtico, natural y brilla.
Por ejemplo, en el artículo “¿Diosas o brujas?” hablamos sobre ese aspecto andrógeno de la mujer. Sí, la capacidad de transmutar, de renacer de la serpiente, la libertad del pájaro.

La naturaleza cíclica de la luna. Estos aspectos multifacéticos nos advierte de que muchas veces socialmente ser mujer tiene connotaciones reduccionistas. Me gusta la forma en que Cleo lo evidencia. Se expone para proponer libertad.

“Nuestro proyecto es ese. La danza y el conocimiento ancestral son un vehículo para despertar ese aprendizaje. Creo que tenemos mucho por descubrir, porque cada día que descubro un lugar nuevo en mi cuerpo, también lo descubro en mi mente. Queremos ofrecer esta posibilidad al mayor número de gente”

Patricia Passo

La danza es un lenguaje universal a pesar de las peculiaridades étnicas. Cuando vas a fondo, percibe que los principios son los mismos en las diversas culturas. Entonces usted no necesita ser oriental para entender, vivenciar y expresarse a través de esa danza. La sexualidad tabú es abuso de poder, castración y dominación. Nuestra naturaleza es sexual. En nuestra sociedad esa representación toma forma en conductas machistas.

Cuando hablamos de machismo, hablamos de desequilibrio y desarmonía, no de un enfrentamiento hombre mujer. Por eso, el machismo también está dentro de nosotros (eso no justifica conductas violentas contra las mujeres). Hay muchas cosas que podemos hacer dentro de nosotros para que las cosas cambien. Debemos empoderarnos y resolver esa cuestión internamente. Entrar en contacto con nuestra sexualidad es una forma de actuar en busca de ese equilibrio.

Empoderarse y encontrar lo masculino y lo femenino que existe dentro de cada uno de nosotros. El mundo que uno quiere vivir comienza en nuestro mundo interno. Cleo se expone para mostrar a muchas mujeres que es posible.