Enigmática y serena te descubres poco a poco. Danza íntimamente sensual, rojo, naranja, rosa… los colores se deslizan por tu cuerpo, lo dibujan. Quiero seguir viendo tu danza entre otro y otro velo, tantos velos como estrellas en la noche de verano…

Los velos como capas coloridas de nosotros mismos y que vamos desvelando. Misterio, suavidad y magia…