Reseña: Miriam Lamas Baiak
Experto en Flamenco Oriental 2018/2019

 


 

INTRODUCCIÓN

La danza en Persia así como en otras civilizaciones estaba presente en rituales,
ceremonias, fiestas, en los pueblos y en los palacios. Infelizmente tenemos pocos
registros sobre ella, no sabemos se si debe al hecho de los persas no escribieren sobre
danza o si los documentos y registros fueron quemados por los árabes.
En el flamenco tenemos varios registros y estudios, las investigaciones dicen que su
influencia viene de los negros, gitanos y árabes, muchas veces el término oriental es
usado a hacer referencia a los árabes, no llevando en consideración que oriente abarca
diversas culturas y países, y que los árabes habían tenido gran influencia de la cultura
persa o aún según Shafa (2000) que toda cultura árabe es en realidad persa, ya que estos
antes de conquistar Persia no eran una civilización.
De esta manera esta investigación busca verificar la influencia persa en el flamenco,
como también que su desarrollo se deparó con la cultura india, que estaba en contacto con
la cultura persa y que llegó en Europa con los gitanos, siendo así una puente de tres vías:
Arabia, Persia y India.
En el primer capítulo presentamos Persia y su origen, y en el según capítulo tenemos
el desarrollo de la danza persa. En el tercer capítulo presentamos la relación entre Persia y
Arabia, basándose en el estudio de Shafa (2000) que nos presenta también referencias de
otros autores. Y en el último capítulo hacemos la relación entre la danza persa y el
flamenco y sus posibles influencias.
La conclusión presenta reflexiones sobre la investigación, verificando que aún
necesitamos más investigaciones para llegar en una conclusión final.
De esta forma esperamos contribuir a una área poco desarrollada de la danza así
como también contribuir a futuras investigaciones.
2
1. PERSIA
(…) Irán es el nombre con el que los iraníes han llamado desde siempre a su
país y que deriva de la palabra arya. El libro sagrado del Avesta y las
inscripciones rupestres de los reyes aqueménidas, partos y sasánidas, reflejan este
nombre en sus diferentes formas. El nombre Persia, más utilizado entre los
occidentales que entre los iraníes, fue empleado por los griegos durante sus
primeros contactos con los iranios en el siglo VI a. J. C., aludiendo a la dinastía
irania de los aqueménidas, que eran originarios de Parsa (gran provincia
meridional de Irán). Este dominación fue retomada muy pronto por los
historiadores griegos, los romanos y toda la Europa post-romana. (Shafa, 2000,
p.36)
El Imperio persa de los aqueménidas y de los sasánidas y el parto de los
arsácidas abarcó territorios muy diversos que incluían desde mesetas montañosas
a valles fluviales, desde desiertos salados a oasis de vida vegetal y animal, y desde
amplios y fértiles territorios de costa a regiones de interior desérticas o
semidesérticas. (Pisa, 2011, p.19)
Actualmente los persas son el grupo étnico dominante en Irán, entre tantos otros,
donde cada uno tiene sus lenguas, costumbres y culturas; pero todos aprenden lengua
persa (farsi). (Khorsand, 2015; Menasce, 2008; Pisa, 2011) Esta civilización era conocida
como Elam, del termino acadiense hatamti: la tierra del señor o la tierra de dios. El
término aparece en la biblia, pero su primera referencia histórica esta en la lista real
sumeria. (Pisa, 2011, p. 25-26) Herodoto los describen como adoradores del “círculo del
cielo” (Ahura) y de los cuerpos celestes. (Jacob, 2009, p. 98)
También conocidos como arios, abarcaban gran territorio en oriente y también parte
de occidente, haciendo parte del bloque indoeuropeo. El término indoeuropeo aún
produce muchas controversias, mismo después de dos siglos de estudios; y su origen,
tanto en tiempo y como en el espacio, dónde y cuándo, no hay respuesta. Recordando que
a pesar de podernos relacionar este término en varias áreas, como de la arqueología,
genética y lingüística, es a esta última que él corresponde, a aquellos que tienen en común
una misma raíz, un mismo grupo lingüístico. Así como también el origen de los arios es
cuestionable.
Tenemos algunas teorías sobre el origen de los indoeuropeos. En la teoría tradicional
ellos invadieron las civilizaciones pre-indoeuropeas, siendo originarios de Europa central
y nórdica, y de esta mezcla “surgieron” varias lenguas habladas actualmente, y prevaleció
su sistema patriarcal y sus dioses celestes. En la teoría de los kurganes, los indoeuropeos
habían sido originarios de Rusia y mucho más antiguos de lo que habla la teoría
tradicional. La próxima teoría ellos tendrían origen en Anatolia y se expandieron debido
la expansión de la agricultura. Otra teoría los pone en el periodo paleolítico en Europa y
Asia suroccidental, donde las oscilaciones climáticas ocasionaron la primera diáspora. Y
por último la teoría “Out of India Theory” (OIT), desarrollada a partir del siglo XX,
donde dice que los indo-arios son autóctonos, esto es, originarios de la propia India. Aquí
también encontramos la lengua para-munda, que no seria la lengua madre, pero la
anterior. (Francisco Villar, Blanca Mª Prósper, Carlos Jordán & Mª Pilar Fernández
Álvarez, 2011)
Las lenguas mundas, así como la lengua dravídica existían en India antes de los
indoeuropeos llegaren al país (teoría tradicional). (Proel, s.f.) Y así, como el vasco en
España, no tiene relación con las lenguas indoeuropeas, haciendo parte de otro ramo
lingüístico.
De esta forma la relación entre indoeuropeos, indo-arios, Europa, Asia, orígenes
lingüísticas y de las civilizaciones depende aún de la línea de pensamiento de cada autor
para desarrollar sus ideas y investigaciones.
Según Jabob (2009) los arios se dividen en arios orientales, shatem, y occidentales,
centum. Los occidentales están relacionados con los celtas cimerianos, los celtas del norte.
Los celtas son arios occidentales jaféticos, relacionados con los ashkenaz que son los
escitas (rusos), arios jaféticos orientales. Arios y escitas están estrechamente relacionados;
siendo parte de la rama principal del grupo oriental junto con los hindúes. La rama que se
manifiesta en el norte de mesopotamia es de los mitanni – medos en el siglo XVI a.C.
La cultura indo-aria debió haber sido una combinación de los primitivos
elamitas y mesopotamios proto-dravídicos-hurrianos de Mundigak y la
civilización del Valle del Indo, que adoptó el culto al fuego de los norteños
Gandaridas del BMAC no antes del siglo XXIII A. C. (Jacob, 2009, p. 122)
Vemos aquí en Jacob (2009) la teoría tradicional, la rusa y la india. ¿Entonces los
arios, los indo-arios, los indoeuropeos son originarios de una región o de varias? ¿ Fueron
una civilización dominada, dominadora, expansiva, inmigratoria, o desarrollada? ¿Lo que
existía antes de ellos?
Probablemente antes de ellos existía una cultura matriarcal, dioses que son femeninos,
conocimientos sobre las fuerzas de la naturaleza, un contacto más intimo entre el hombre
y el medio ambiente.
Toda vida y acción, tanto del género humano como de los dioses, se producía
durante estas civilizaciones tempranas, bajo la égida y los limites de dichas
personificaciones femeninas de la naturaleza cósmica. (…)
(…) las diosas también eran los agentes de toda transformación. (Campbell,
2015. p.28-29)
Y el recurrir de los años trajo la cultura patriarcal, los dioses masculinos, pudiendo
serlo el desarrollo de la cultura anterior o pudiendo ser un invasor, cambiando así el
rumbo de toda humanidad, donde hasta hoy vivimos bajo el pensamiento y la cultura
patriarcal. El camino de la igualdad entre hombres y mujeres está apenas en marcha.
Cuando los arios/ los indoeuropeo/ los indo-arios llegaron o surgieron construyeron
una nueva cultura, que no sabemos si estaba basada/influenciada por la antigua o si fue
creada por los proprios. De esta forma nuevas preguntas van surgiendo, entre esta
relación entre lo que había antes y el después, lo que ya estaba conectado y lo que no. ¿Si
la civilización persa inició con los arios o con una civilización antes de ellos, y si esta
estaba en contacto con otras o no?
Las preguntas son muchas y las respuestas pocas, pero podemos percibir que el
mundo nunca estuvo aislado, como también la sociedad irania nunca estuvo cerrada,
estaba en una geografía central por donde pasaban millares de inmigrantes y grupos
nómadas, estando abierta a múltiple cultural influencias, de Mesopotamia, Grecia, China,
India y Europa (Shay, 1999, p. 6 y 59). Así conectando diversos pueblos, que dividen
semejanzas entre la religión; similitudes entre los mitos; orientación cosmológica común;
lenguas similares como el sánscrito, el acadio/hurriano y el camita. Además parece que
iraníes e hindúes eran pueblos nómadas, emigrando así para otras regiones y continentes
(Jacob, 2009).
Los diversos pueblos que habitaban en el territorio del imperio poseían
lenguas, religiones y formas de vida muy diferentes. (…) Los persas no intentaron
imponer su lengua, su cultura o su religión a los pueblos dominados por ellos sino
que, bien al contrario, procuraron integrar las de estos últimos bajo su poder,
como en el caso de las estructuras administrativas, con el objetivo de favorecer y
consolidar su propio sistema de gobierno. (Pisa, 2011, p. 125)
De esta manera el Imperio Persa se expandió, y su cultura y conocimiento llegaron a
occidente a través también de otros pueblos, como de los árabes, que vamos ver en el
capítulo 3.

 

DANZA EN PERSIA

Históricamente los iranios nunca o raramente escribieron sobre danza; lo que
encontramos fue escrito por extranjeros. Según Lane (2004) los persas nunca escribieron
su historia, y según Shay (1999) los persas pueden no haber escrito sobre danza porque
esta estaba relacionada con la prostitución. O puede ser que los escritos tengan sido
destruidos por la invasión árabe.
La danza siempre fue un elemento de la cultura persa, desde tiempos prehistóricos.
Así como la música y la comida son parte de la cultura persa, en fiestas y eventos, la
danza también, pasando de generación en generación. Las iconografías muestran la danza
en estos eventos. (Khorsandi, s.f.; Kiann, 2017; Shay, 1999)
Actualmente en Persia la danza es llamada de raqs, de origen árabe; pero según
Ghomali (2016, p. 51) el nombre original es paykuban. Este nombre es encontrado en un
libro del siglo XVII sobre pinturas.
Según Shay (1999, p. 90) raqsidan es danzar; raqqas es danzarines y raqqaseh
danzarinas. Motreb es todos los profesionales de entretenimiento, de la raíz árabe taraba,
hacer feliz. Luti es performance en la calle, con negativas connotaciones. Almah, shlluh,
ghawazi, de arabia, irania y turca lenguas, denota danzarines profesionales.
Cada pueblo en Irán tiene su cultura de danza; pero podemos dividirlas en tres
géneros. Danza folclórica, que son danzas tribales basadas en los rituales, siendo
innumerables. Danza social, que es improvisada e intuitiva, en fiestas y celebraciones. Y
danza clásica que tiene la intención de performance, que tiene un método codificado, un
sistema; fue una danza creada en una estructura moderna. (Khorsand, 2015)
Ghomali (2016) divide la danza en danzas reales; danzas itinerantes, danzas en
ceremoniales públicos o privados y en festivales; y la danza hecha por hombres vestidos
de mujeres.
Antiguamente la danza estaba relacionada con el ritual religioso y con la vida social.
Excavaciones en los últimos 30 años pueden evidenciar el origen de la danza persa a
2000 años a.C. en culto a Mitra, luz de dios y del Sol de Persia. El mitraísmo tenía como
punto central el alta moralidad, la lucha del bien contra el mal. Templos dedicados a él
son encontrados en Asia, África y Europa. El último templo encontrado fue en Londres en
1954. (Kiann, 10/11/2014; Shafa, 2000) Según Gholami (2016) artefactos con figuras de
danzarines son encontrados desde 4000 a. C., siendo la danza relevante en la cultura
primitiva irania así como en India y Mesopotamia.
Mitra es un viejo dios iranio, una vieja concepción indoirania de sacrificio,
representado como una especie de héroe, con un gorro frigio, dominando un toro o cual
representa el sacrificio, teniendo un carácter viril. La cola del toro acaba en espiga, un
perro y una serpiente lamen su sangre, y un escorpión aplasta los testículos. (Menasce,
2008, p. 292)
Según Heath (2007) Mitra puede ser encontrado también en los vedas y en occidente,
ser relacionado tanto con San Miguel, Perseo o Indra. La iconografía de Mitra es sobre el
toro, de San Miguel sobre el dragón. Perseo, es el héroe griego que mata Medusa, que
tenía una cabeza llena de serpientes. Indra, dios del cielo, en India, mata Vritra, la
serpiente cósmica, elevando el Sol al cielo, también relacionado a Apolo. Las serpientes,
el toro, el dragón representan el matriarcal, el antiguo mundo de los misterios en la Edad
de la Piedra, que sufrió ataque de una sociedad patriarcal del norte.
Era un culto militar para desarrollar las virtudes de fuerza y el aguante. (Menasce,
2008) Por lo tanto la danza ritual era hecha solamente por hombres donde el toro era
sacrificado, esta danza es conocida como ‘dance persique sacrée’. (Kiann, 10/11/2014)
Muchos de estos hombres eran soldados, y propagaron el ritual entre los romanos, y así se
trasladó al occidente. (Menasce, 2008)
Como Mitra había se propagado en el Imperio Romano, con los soldados, tres
templos dedicados a él fueron encontrados en las murallas de Adriano. Así no sorprende
que Mitra se convierta en el ángel Miguel, nacido de una piedra al servicio de la luz. Y
que la fecha de nacimiento de Jesús sea atribuida al día 25 de diciembre, día de
nacimiento de Mitra, día del solsticio de invierno. (Heath, 2007, p. 114)
Además tenemos el domingo, día del Sol (Mitra), que es el día del señor en el
cristianismo. La semana Santa fue estipulada en el equinoccio de la primavera, festividad
en honor a Easter, diosa sajona de la luz. Habiendo así registro del mitraísmo en varias
regiones de Europa, incluyendo España. (Shafa, 2000) Según el autor “San Jerónimo
(331-420) aseguró haber visto en Lusitania mujeres de elevado prestigio social, que leían
el “Tesoro de Mani.” (Shafa, 2000, p.66)
Mani era un profeta persa que se consideraba sucesor de Zoroastro (Persia), Buda
(India) y Jesús (occidente). Murió despellejado vivo y decapitado, después de agonizar en
una caverna durante 26 días sobe el reinado de Vahram I (273-276), según Christensen.
(Shafa, 2000, p.63)
Pero encontrar registros sobre la danza dedicada a Mitra es casi imposible; pues en la
mitología irania no encontramos registros en esculturas y pinturas, y los textos no son
muy numerosos, los antiguos están muy fragmentados, y otros son muy recientes, de la
época musulmana (Menasce, 2008). Por lo tanto dificulta la re-formulación de la danza,
al opuesto por ejemplo en India, que las pinturas y esculturas junto con las escrituras
ayudan a reformular la danza ancestral. Lo que tenemos son registros extranjeros, como
de los griegos, que describen diversos tipos de danzas, incluyendo danzas ceremoniales,
militares y religiosas. Según Lane (2004) pupilos de Aristóteles escribieron sobre el
Imperio persa, incluyendo sus fantásticas danzas.
Durante el periodo helenistico (323-31) danzas y teatros griegos fueron adaptados
principalmente por los partos para el gusto y para las tradiciones iraní, influenciando el
vocabulario de la danza. Y muchos escritos griegos mencionan la danza persa, profesores
y coreógrafos. El termo danza persa es mencionado en varios textos, como danza del
fuego, del vino, de la espada y danzando en la espalda del caballo. Herotodo es el primer
historiador que nos habla de Irán desde el exterior, y habla de la falta de referencias sobre
la danza en la propia Persia. (Kiann, 10/11/2014 y 2017; Menasce, 2008)
Ya en la época imperial persa, que consistía de tolerancia y multiplicidad cultural, fue
aceptada nuevas culturas provenientes de África y India. Según Davishi (1373) citado por
Gholami (2016, p. 21) las danzas del Golfo Pérsico tienen influencia de África, India,
Arabia y Irán. Durante las dinastías imperiales, de 550 a.C. hasta 651 d.C. las danzas
ritualistas estaban presentes en la corte adaptadas a practicas ceremoniales, tanto como
entretenimiento como también incorporada a valores culturales. La primera dinastía
encorajo diversas artes, así como las dinastías partas y sasánidas protegieron y
desarrollaron la danza. Según Pierre Briant la danza también fue importante en la dinastía
arqueménida y en el zoroastrismo, que aún es practicado en todo el mundo. (Kiann,
10/11/2014 y 2017)
Pero en 663 Arabia conquista Persia suspendiendo la tradición de la danza de corte, y
al poco varias tradiciones fueron desapareciendo. Otro motivo fue que con la queda del
Imperio, las danzarinas y mujeres se convirtieron en esclavas y forzadas a hacer danzas
eróticas y trabajo sexual. (Kiann, 10/11/2014 y 2017)
Con el sufismo la danza reaparece, ejecutada por los hombres. Hafiz, Saadi y
Mevlana fueron poetas que incluyeron la danza en sus poemas, siendo un símbolo de
poder de la vida. Así la danza retorna a corte en 1501 hasta 1722 cuando Safavids llega al
poder. El nuevo vocabulario estaba reflectado en la belleza de la artesanía, de la
diversidad nacional y de la prosperidad persa. (Kiann, 10/11/2014 y 2017)
Mevlana es el mayor y más famoso poeta, conocido como Jalal ud-Din Rumi. Nació
en Balkh, lejos del invasión mongol en el siglo XII, y vivió en Konya, donde está su
mausoleo. Fue un gran líder espiritual. (Kiann, 10/11/2014)
La practica de la danza y de la música de esta época, fue llamada de Sama, y existe
hasta hoy. (Kiann, 10/11/2014)
En la dinastía Pahlavi, la era moderna, otros estilos como el ballet y el
contemporáneo empezaron a desarrollarse, y a fusionarse con las danzas persas. El primer
rey iraní, Reza Shah de la dinastía Pahlavi (1925-1979) prohibió la danza de corte, así
como otras tradiciones, haciendo con que la danza desarrollase en dos direcciones, una
representada en solo de danza en los cabaretes para entretenimiento, y otra elaborada
como una forma de arte que se refiere a la danza tradicional o clásica persa. (Kiann,
2017)
Pero en la revolución de 1979 la danza fue prohibida nuevamente. Y la nueva
generación de danzarines son inmigrantes radicados en otros países y también extranjeros.
(Kiann, 2017)

2.1 Cronología de la danza

Pre-histórico: iconografías arqueológicas, evidencian varias posturas de danza (Shay,
1999, p.69)
Pre- islámico: Aqueménidas (Medas) (559-330 a.C.): la danza aparece en escritos
griegos, generalmente hecha por hombres, llamada danza pírrica; algunas observaciones
sobre solos de danzas son encontradas; y las danzas de entretenimiento son numerosas.
(Shay, 1999, p.70)
Alejandro, el grande y Seleucids (330-170 a.C.): solo hay una citación sobre danza,
en un banquete, donde la hija del gobernante participó de la danza. (Shay, 1999, p.70)
Partos (170 a.C. – 224 d. C.): poco se sabe sobre el arte en ese periodo. Pero la danza
aparece más que en los periodos anteriores, en escenas de banquetes, pinturas en las
paredes, estuco, y figuras de terracota. (Shay, 1999, p.70)
Sasánidas (224-650 d.C.): descripción de danza en objetos de arte, principalmente en
plata, mostrando como la danza era popular y estaba presente en festividades y
celebraciones. (Shay, 1999, p.71) La representación era hecha en platos, copas, botellas,
etc., con figuras desnudas y en solo de danza (Gholami, 2016).
Irán islámico (650- ): la invasión de los árabes, mongoles y turcos destruyeron los
mayores centros culturales.
Dinastía Abbasid (750 – 1258): fue brillante en la historia de las artes, principalmente
de la arquitectura, donde danzarines eran representados, muchas veces en movimientos
acrobáticos o mezclados con una acción, como por ejemplo sirviendo vino o comida
(Gholami, 2016). Así como ocurría siglos después en Europa en el inicio del ballet
clásico, donde los bailarines eran parte de los banquetes.
Periodos Seljuqs (1037-1157) y II-Khanids (1220-1337): pinturas y decoraciones en
platos muestran la danza en ese periodo. (Shay, 1999, p.73) Y es en este periodo que la
primera escuela de pintura fue creada. Las miniaturas con posiciones de danza que
ayudaron a recrear la danza persa son de este periodo. En el siglo X el libro de los
sonidos editado por Abu Al-Farag Isfahani contiene informaciones sobre músicos y
bailarines. (Gholami, 2016)
Timurids (1380-1506): después de la destrucción iniciada por Timur (fundador de la
dinastía) y de los mongoles de la India, empezó el patrocinio para las artes, la producción
de miniaturas, y los primeros periódicos europeos.
Probablemente la danza de ese periodo era similar al que tenemos hoy. Era una danza
hecha para la élite, y era llamada de arte menor. Descripciones indican que había un
rítmico dinámico en la danza. Describen también instrumentos de percusión de metal,
madera o piedra y castañuelas. Las descripciones muestran solo, dúo o raramente grupo
de danzarinas en los harenes. (Shay, 1999, p. 73 y 74)
Safavids (1501-1722): las evidencias de la danza es muy rica en ese periodo. Muchos
periódicos occidentales retratan la vida en la corte y también de las personas comunes, así
como la relación entre Europa e Irán estaba establecida con diplomacia. El número de
danzarines era grande en la corte para entretenimiento, siendo estos siempre jóvenes y
bonitos. La danza también va aparecer en las casas urbanas; en casamientos rurales; y en
el teatro cómico, atrayendo una nueva audiencia. Pero ella presentaba poca moral y
posición social en los musulmanes nativos, y era relacionada con la prostitución. (Shay,
1999, p.74-76)
Según Gholami (2016) después de la invasión del Islam este es el principal periodo
de la historia de Irán, donde la cultura y proyectos artísticos fueron patrocinados. Varias
pinturas de este periodo tiene descripciones de movimientos, como por ejemplo ‘mover
mano’, y demuestran reales performances o coreografías, diferente de antes, que era
representado movimientos acrobáticos o movimientos en acción, otra diferencia es que la
representación de danzas en grupo también aparecen, contrastando con periodos
anteriores de solo de danza.
Según Shay (1999, p. 165) la danza en la corte de Safavid ocurría de la misma forma
que en Francia. Pero en Persia no se desarrollo un sistema, y el profesional de la danza
fue marginado.
Un mural del pabellón ‘chehel sotun’ en Isfahan, muestra danzarines entreteniendo el
shah (gobernante) y un mogol gobernante de India en este periodo. (Shay, 1999, p.164)
Qajars (1785-1925): la pintura aún es la forma más común que retrata la danza; pero
empieza a producir objetos con laca, como estuches y capas de libros, y también pinturas
en estilo folclórico. Las pinturas enseñan más variedades de poses de danza, y
movimientos acrobáticos y de equilibrios con tazas de te, velas y otros objetos. A partir de
1860 también hay registro de fotos. (Shay, 1999, p.76 y 77)
El libro ‘Voyage en Pers’ del viajante Gaspard Drouville tiene importantes
informaciones sobre danzarines y danzas de esta dinastía. Las mujeres solo danzaban en
el harén, y eran atractivas y profesionales en su trabajo. Los hombres hacían movimientos
inmorales e indecentes, y usaban un objeto similar al címbalos españoles para danzar, que
también son usados en las danzas españolas. También escribió sobre la existencia de
danzarines itinerantes, que vivían como nómadas. (Ghomali, 2016, p. 19-20)
Según la autora en el siglo XIX, con el reinado de Naser-al-Din Sha, el país se
moderniza y se occidentaliza. Los tuttus de las bailarinas europeas parecen haber
inspirado los vestuarios de danza de este reinado.
Pahlavis (1925-1979): régimen islámico y periodo soviético. Compañías nacionales
y teatros son formados en el estilo europeo, rompiendo el patrocinio de la danza
tradicional y empezando la valorización de danzas occidentales como el ballet clásico, y
la danza en películas son comunes. (Shay, 1999, p. 77 y 113)
Es en este periodo que la danza clásica persa se desarrolla, de una mezcla entre danza
persa y ballet. La danza es estandarizada en un moderno sistema de educación occidental.
(Gholami, 2016) Según Kiann (2016, 99) es creado así la danza nacional, raqs-e melli.
Un otro estilo creado es la danza teatro, harekat-e mozun, que estiliza movimientos
de danzas folclóricas, del sama del sufi, del ritual shia, del ballet, y del acto. (Kiann,
2016)
En 1944 es creado el primer ballet iranio por Nilla Cram Cook. La forma era del
ballet europeo pero la inspiración estaba en la literatura, poesía, mitología, historia y arte
persa. En 1958 es creado el primer grupo oficial del gobierno que contaba también con
danzas folclóricas. Y en 1970 es creada la Academia de Folclore y Danza de Irán.
(Gholami, 2016; Kiann, 2016)
A partir de 1980 el escenario de la danza cambia, ella es prohibida y marginalizada
en la nueva reforma, los archivos son quemados y las compañías y escuelas cerradas.
Pero movimientos en danza continúan, dos bailarines, Farzane Kaboli y Nader
Ragabpur crean un nuevo genero de danza llamado de movimientos rítmicos, harekat-e
mozun, para expresar significados espirituales y morales, y muchas veces danzado solo
por hombres, disociando de la palabra raqs, danza, que es ahora un tabú. (Gholami, 2016)
En los últimos años performances de movimientos rítmicos son permitidos pero la
forma danza continúa prohibida, así como la representación de mujeres al público en
general. (Gholami, 2016, p. 84 y 86)
Muchos bailarines fueron obligados a cambiar de profesión o irse del país,
divulgando de esta manera la danza persa al mundo. Estocolmo, en Suecia, es sede desde
2001 de ‘Los Ballet Persas’, dirigido por Nima Kiann.
Mahoma había prohibido la música y la danza, y actualmente, las actitudes islámicas
delante de la danza y de la música son complejas. (Shay, 1999, p.83-84) Siendo mal vista
hasta los días de hoy, no solo en Irán, sino también en comunidades iraníes en otros
países, como en el Estados Unidos.

2.2 Las danzas persas

La vida irania está impregnada por la geometría, con arabescos y formas estilizadas,
en libros, decoración, caligrafía, arquitectura, piedras, metal, madera, etc. Y en la danza
ocurría el mismo, las posiciones del cuerpo, manos y brazos, esculpen movimientos,
creando formas geométricas. Vemos estas formas en la reconstrucción de las miniaturas,
pinturas con posiciones de danza, que fueron reconstruidas, principalmente por el
británico Robert De Warren, director del ‘Ballet Nacional de Irán’ hasta 1976. Durante 11
años él y su mujer, Jacqueline, viajaron por Irán para estudiar las danzas del país y
incorporarlas en los ballets. (Gholami, 2016; Shay, 1999)
En las miniaturas son retratadas posiciones, donde un de los brazos esta arriba con el
codo flexionado y el otro brazo a bajo, en una posición simétrica; o los dos brazos arriba
con los codos flexionados y con el tronco inclinado; o con el uso de aplausos. (Shay, 1999,
p.61)

Según Robert de Warren

“In the miniatures one can find the best evidence of this. Even before the 15th
century the earliest miniatures depict dance. When the arabs invaded Iran and the
Muslim religion took over, it was against the religion to play music or to dance.
Through centuries of Arab rule, Persians kept hidden their feeling for music and
dance, but when they were eventually free of the caliphs, these arts immediately
blossomed forth and the music really developed. Each shah would encourage
artists to come and live in the court and, like they did in the French courts, create
a national tradicition of art. Though, of course, they didn’t go as far as
establishing an academy or even a system of dance, but one can trace back to the
musical rhythms of the period and from the miniatures, which are so clear, it is
easy to compare the movement. If you place, say, 20 miniature side by side it’s
easy to see how the movement developed…” (Shay, 1999, p.66)

Infelizmente todo el trabajo de investigación sobre danza que fue hecho en Irán hasta
1979 fue quemado por el nuevo régimen, y los registros que aún existen son de
profesionales que consiguieron salvar un poco del poco que había sobre danza en el país.
La danza puede ocurrir por varios caminos, en rituales, ceremonias, eventos sociales,
performances, etc. En la ciudad se danza menos que en las villas o en los campus tribales;
hombres y mujeres no pueden danzar juntos en las ciudades. La danza es muy estricta, y
en los clubs hay bailarines profesionales. (Friend, 1993)
Las danzas folclóricas o tribales son regionales y las más antiguas, probablemente
fueron la fundación para las otras danzas. (Khorsandi, s.f.) Algunas danzas folclóricas
sobrevivieron, una de ellas, según Lily Grove, es de la ciudad de Buzabatt, cerca de
Kashan, que es parecida con la Tarantela. Y en la corte de Qajars, siglo XVIII, una danza
popular en eventos festivos era ejecutada por las mujeres, y no era ejecutada por las
personas comunes. (Kiann, 10/11/2014)
La danza con improviso es la más común, pudiendo ser solo, en duplas o en grupos,
en eventos sociales y en performances; por personas comunes o profesionales. Estando
presente en otros lugares, como en el medio oriente, en Egipto y en Asia. (Friend, 1993;
Shay, 2005) Iconografías evidencian que solo de danza improvisada y posteriormente de
grupos existían a cerca de 6000 años, y que su practica era popular. (Shay, 1999, p.58 y 59)
La forma más común se llama raqs-e tehrânî, una danza social de los uighurs, tajiks,
uzbeks, turcos de Anatolia, armenios, y de personas del mediterráneo oriental y de los
balcanes. Raqs-e tehrani es una danza urbana, informal, que junto con la danza social,
raqs-e mehmouni, danza de fiesta, tenía primeramente una función social en fiestas y
discotecas. Los movimientos son improvisados en una música 6/8, llamada reng. Es la
base para la danza profesional iraní y la más conocida por los extranjeros. (Friend, 1993;
Khorsandi, s.f.)
En los improvisos de grupos se hace un circulo, y es como se hubiera un juego entre
los participantes, un entrando en el circulo para bailar mientras los otros golpean las
palmas. (Friend, 1993)
Las danzas en círculos y en líneas, con manos dadas, eran muy comunes en la parte
occidental, con trabajo de pies, posiciones corporales, expresiones y movimientos de la
parte de arriba del cuerpo; teniendo influencia más de Arabia que de Asia central. (Friend,
1993)
Sin en contacto con las manos la improvisación gana espacio y una variedad de
danzas. Como ejemplos tenemos las danzas khorasan y baluchistan. Otra danza folclórica
de esto tipo está en el Golfo Pérsico, con influencia de Arabia y de África. (Friend, 1993)
Las danzas de ceremonias y de rituales están relacionadas con el calendario;
influenciadas por Asia central y Islam. Como ejemplo tenemos a zurkhane, cuando el
hombre danza en la corte; sama que es una danza religiosa, y las danzas de trance o
curación para el exorcismo. (Friend, 1993)
La danza sufi es una danza ritual mística de trance, que tiene raíces en Rumi, en la
literatura, en la poesía y en la filosofía persa. El movimiento consiste en girar del
comienzo al final de la música, está danza es conocida como Sama. (Kiann, 2016, p.144)
En el solo de danza hay improvisación, y es una danza geométrica. Sus
características estéticas son encontradas también en Arabia y Turquía, sirviendo también
un poco como base para las danzas indias, como el kathak, que se desarrollo en la corte
mogul. (Shay, 2005) La tradición de Persia fue llevada hasta India, danzarinas indias y
persas hacían clases lado a lado. (Kothari, 1989, p. 2 y 7)
Según Narayan (2004) en el movimiento bhakti, siglos XIII a XV, el sufismo surgió
produciendo excelentes literaturas, donde el kathak esta inscrito con el primero vislumbre
del extranjero en India, donde hay lengua persia y filosofía sufi. Interpretaciones sufies
fueron incorporadas en el abhinaya, expresión, de la danza india y la esencia del sufismo
fue incorporado en la religión vaishnavism.
Las danzas profesionales son divididas en tradicionales y no tradicionales. La
tradicional es basada en la danza de improviso y se puede usar elementos, como címbalos,
velos, palos y copas de té. Los bailarines de esta danza son conocidos por motrebi o lûtî;
y también la danza puede hacer parte de obras de teatro, llamados rû-hawzî. Esta danza
floreció en el periodo del imperio de Qajar como danza popular y de corte. (Friend,
1993)

2.3 Danza clásica persa

Clásico es un termo nuevo para la danza persa, así como es en India. Es un término
occidental que se refiere a danzas que siguen determinados padrones, en caso de India,
donde está muy sistematizada, son las danzas que siguen las escrituras sagradas, esto es,
el natya shastra y el abhianaya darpanam, antes del occidentalismo estas danzas eran
conocidas como aquellas que siguen las escrituras. Diferente de occidente estas danzas no
surgieron en el ámbito palaciego sino en el devocional, a pesar de después pasar por los
palacios y sufrir influencia de ellos. Ya en Persia, como vamos ver a seguir, debido a falta
de datos concluir el origen de la danza clásica persa nos deja de manos atadas. Sabemos
que la danza también estaba relacionada a religión y que también pasó a estar en los
palacios, pero como fue su desarrollo aún es un camino incierto.
Según Khorsandi (s.f. y 2005) la danza clásica persa no vino de la corte y de
movimientos codificados, sino es una danza natural e instintiva, que vino de las otras
danzas; basada en un vocabulario informal que tiene potencial para la codificación. Según
Shay (1999, p. 179) el termo Sonnati es igual a clásico, algunas veces aplicado a
representación de solo de danza de improviso. Y para Friend (1996) es la danza que posee
una tradición.
Según Medjid Rezvani (1962) existió una forma de danza clásica con reglas para el
entrenamiento y para la performance; que fue pasando de generación en generación.
(Shay, 1999, p.58) Ya Friend (1996) contrastando con Khorsandi (s.f. y 2005) dice que la
danza clásica moderna se desarrollo en la dinastia Qajar (1780-1906) dentro de la corte,
siendo las danzarinas consideradas profesionales y devotas. Y que a partir de 1906 recibió
influencia de occidente, como de Rusia, Alemania y Inglaterra; pero a pesar de todo no
fue codificada y cada danzarín crea su propio estilo.
Según la autora es una danza muy similar a la danza Tehrani, pero más refinada y
sofisticada, con énfasis en la expresión facial, con movimientos de torso y manos.
La mano esta en la figura de dal, que es una letra persa. Y hay una posición de brazos
en que ellos están cruzados a frente del cuerpo, así como en el ballet de la época
romántica, con las sílfides y willis1. (Khorsand, 2015)
Los pies pueden estar una primera posición en 45º, paralelos, y paralelos con las dos
piernas en el suelo o con una en puntilla, siendo que esta puede estar en paralelo o
ligeramente en en dedans, pies para dentro. (Khorsand, 2015)
La danza usa movimientos de manos y cadera en una combinación harmoniosa con
todas las otras partes del cuerpo, haciendo líneas y usando la emoción, conectada con la
música. (Khorsand, 2015)
Según Shay (2005) las similitudes con el ballet clásico son a penas coincidencias,
algunas posiciones existen en varias tradiciones. Y muchos, actualmente, introdujeron
elementos del ballet en las coreografías. Pues en el siglo XX el ballet clásico es
introducido en Irán por Madame Yelena, y sus ballets son inspirados en la poesía persa.
En 1940 Nilla Cram Cook funda la cía de ballet iraní; con temas iranís pero con estilo
occidental moderno. (Shay, 2005 y 2006)
A pesar del ballet poder haber sido introducido en la danza persa en el siglo pasado,
como vimos anteriormente, podemos volver siglos antes y pensar en el camino inverso.
Sabemos que Irán no era un país aislado, al opuesto, estaba en el centro de
comunicación entre occidente y oriente. Italia, país donde nació el ballet clásico, tenía
contacto constante con Persia, sea por medio de amistad o de conflictos, con visitantes o
esclavos desde la antigüedad. Según Scoot (2016) el mundo antiguo estaba en
comunicación constante, Europa y Asia; Grecia, Roma, Persia, China, India estaban en
contacto a través de las guerras y del comercio, en una historia interconectada.
1 Personajes de los ballets de repertorio, seres de otro mundo como hadas y espíritus.

Según Campbell (2015, p. 37)
En el año 327 a.C. Alejandro Magno llegó al Punjab, y las puertas que
separaban el Este y el Oeste se abrieron. Para entonces el rey macedonio ya había
conquistado todo Oriente Próximo, y los cultos y misterios de Egipto, Grecia,
Anatolia e Irán caminaban de la mano en un vasto movimiento de ideas sincréticas.
Hacia el año 100 a.C. la Vieja Ruta de la Seda (como se ha dado en llamarla) ya
funcionaba entre Siria, la India y China, y en el año 49 a.C. Julio César ya había
sometido la Galia. De modo que, en la época del nacimiento de Cristo, ya había un
intercambio tanto de dioses como de ideas y creencias a través del mundo
civilizado.
Sabiendo que Grecia y Roma tienen mucho lo que compartir y Irán estando entre los
países, que según Campbell (2015) sincrétiza ideas, no es difícil de pensar que la danza
también era intercambiada “a través del mundo civilizado”.
Con los partos y en la Dinastía Abbasid (750 – 1258) la danza estaba presente en
banquetes así como ocurriera algunos siglos después en Italia y luego en Francia. En la
Dinastía Safavids (1501-1722) la danza estaba muy presente en la corte, como también
estaba en Europa, y esta y Persia mantenían contacto a través de la diplomacia.
Infelizmente la danza persa no está documentada, como también sufrió grandes
pierdas debido a los regímenes políticos y religiosos. Sin embargo no podemos dejar de
relacionarla con el ballet clásico occidental, debido a estos hechos históricos.
Pues al mirar las danzas clásicas de occidente, de India, y de Persia vemos que todas
tuvieron una relación entre palacio/realeza, poder, comercio y apelo sexual, siguiendo un
padrón universal. Donde danzas que estaban fuera del palacio, siendo ellas religiosas,
folclóricas o de ocio encontraron espacio dentro de una institución que para el bien o para
el mal desarrollo, evoluciono, y/o cambió su técnica y el papel del bailarín.
Persia y Italia comparten una línea de evolución común, las danzas que estaban fuera
del palacio adquieran su espacio en la realeza junto a los banquetes para después
evolucionar a una danza de entretenimiento. De Italia la danza llegó en Francia, y en
estos dos países fue desarrollada y codificada al recurrir de los años. Como ya sabemos la
danza persa no llegó a este nivel, ya que fue prohibida y despreciada, pero podemos
encontrar en las miniaturas posiciones corporales que nos remeten al clasicismo europeo,
como elegancia, ligereza de movimiento, baile del cour2.
De esta manera preguntamos: ¿Será que siendo Persia un imperio tan rico, no
transmitió su danza al occidente así como transmitió a India influenciando el kathak?
Será que antes del ballet llegar en Irán en el siglo pasado influenciando el desarrollo de la
danza en el país, la danza persa no llegó en Italia influenciando en desarrollo de la danza
de corte y del ballet?
No podemos responder estas cuestiones en el momento, pero dejamos como
sugerencia de una posibilidad de contacto y influencia cultural entre diferentes pueblos
mucho más de lo que podemos imaginar y comprobar.
2 Danza de corte, la cual en Europa, se desarrolló hacia al ballet clásic

 

3. PERSIA, ARABIA Y EUROPA

Según Georges Marçais
(…) El arte musulmán va a nacer en Siria bizantina y acabará de constituirse
en Irán, tierras de contacto de dos mundos: el mundo mediterráneo y el mundo
asiático. Este arte naciente sufrirá las influencias y amalgamará los elementos del
arte cristiano de Oriente y el arte iraní. (Shafa, 2000, p.250)
Según Clément Huart “Los árabes no tenían un arte que les fuese propio; copiaban en
lugar de inventar, adaptándose a sus nuevos temas sirios, coptos, romanos y persas, con
preferencia de estos últimos (…)” (Shafa, 2000, p.317)
En el mundo antiguo Europa y Irán estaban conectados, esta relación remonta
probablemente desde tiempos mitológicos con Hércules y Plinio, el viejo. Según Heyd
los iranios en todos los periodos conocían rotas a Europa. Según Talbot Rice la
arquitectura bizantina tiene elementos del arte y arquitectura persa, posteriormente vemos
el concepto de los jardines persas en los palacios europeos. Por su vez, el arte visigodo
tenía elementos bizantinos y norteafricanos, y estos y las tribus germánicas que también
fue influenciada por la cultura irania invadieron España. Así, España y Irán mantuvieron
relaciones comerciales, sociales, culturales y políticas, favorecidas por el mundo
bizantino. (Shafa, 2000)
Según McClain y Hubert “(…) los elementos iranios -artísticos, literarios, etc- traídos
por los alanos y los godos, encontraron en España el terreno propicio, preparado ya por
las estrechas relaciones entre celtas e indo-iranios”. (Shafa, 2000, p.86)
Según Shafa (2000) los árabes cuando invadieron Persia no eran una civilización, de
esta manera adquirieron la cultura persa; todo lo que hicieron fue gracias a los científicos,
arquitectos, artistas, artesanos, filósofos, teólogos y místicos persas. Así como también
alcanzaron su esplendor en los siglos X y XII gracias a otras culturas, como griegas,
latinas, siriacas, sabeas, hindúes y china, del Egipto y del Creciente Fértil. Según el libro
de los reyes, Sahnameh, cuando los árabes invadieron Persia en 636, el Imperio ya tenía
1344 años de historia escrita y 7000 años según las tradiciones orales.
Según Paul de Lagarde “Entre todos los musulmanes que llevaron a cabo logros
científicos, no se encuentra uno solo que fuese un árabe puro”. (Shafa, 2000, p. 22) Otto
Rothfield dice “En la civilización árabe la lengua era árabe pero el cerebro y la pluma
eran en gran medida persas”. El califa omeya Solayman Abd al-Malik (715-717): “Estos
persas me sorprenden: reinaron más de mil años sin necesitarnos ni un solo día, mientras
que nosotros reinamos desde hace menos de cien años sin poder pasar ni un solo día sin
ellos”. Y nuevamente Otto Rothfield: “Pero es algo natural, ya que la espada puede ganar
las guerras pero no sustituye a la inteligencia. Puede destruir pero no construir. Por ello es
por lo que son finalmente los iranios conquistados los que conquistan a sus
conquistadores”. (Shafa, 2000, p.23)

Según Ghirshman
El Imperio musulmán, la única potencia oriental con la que Occidente
mantenía contactos efectivos, difundió durante muchos siglos, de la India a los
Pirineos, el antiguo arte nacido y extendido por la llanura irania. La Persia
sasánida transmitió así su herencia al mundo árabe, enriqueciendo las antiguas
culturas de Oriente y Occidente con su patrimonio estético. (Shafa, 2000, p.24)
Encontramos también relación entre los pueblos en la religión. Islam se ha inspirado
en el zoroastrismo, a través del judeo-cristianismo, y también en el maniqueísmo. Ya
Moulton intenta demonstrar que el cristianismo es la continuación y complemento del
zoroastrismo. Eva y Adán tienen relación con la historia de Masya y Masyana de la
tradición zoroastra; la dos historias hablan sobre el inicio de la reproducción humana y el
pecado y la condenación. Según Dieulafoy Persia inspiro la arquitectura musulmana y
también desempeño un papel en la elaboración de temas religiosos en Asturias, Castilla y
Cataluña. (Shafa, 2000)

Según Geo Widengren
Cuando se considera la historia del judaísmo, del cristianismo y del Islam, se
tiene la neta impresión (especialmente desde la época de los aqueménidas) de que
la religión irania no ha cesado de ejercer una influencia decisiva en toda la vida
religiosa de Oriente. (Shafa, 2000, p.120)

Sobre el islam René Grousset escribe: “Representaba la antigua civilización persa en
un nuevo mundo musulmán, no para sabotear el Islam, sino más bien para darle un
carácter universal” (Shafa, 2000, p.120) “Los sabios griegos, indios y sirios de
Gondi-Sapur crearon, en colaboración con sus homólogos persas y bajo el mecenazgo del
rey Anusirwan, el sincretismo que influiría decisivamente en el desarrollo del
pensamiento islámico.” (Shafa, 2000, p. 132)

El sufismo encuentra fuentes en Persia, India, y Grecia con el cristianismo. La
palabra suf en árabe significa lana, haciendo referencia al manto de lana que los sufíes
usan como signo externo de austeridad. Otra origen es la palabra safwa, pureza, y del
griego sophos, sabio. As-sufi fue usado haciendo referencia a un sabio en 776, y en el
siglo IX este termo hace referencia a todo un grupo de ascetas y místicos. En 980 fue
creado en El Cairo un púlpito para la enseñanza del sufismo, pero el sufismo ya existía
mucho antes de tener este nombre. (Shafa, 2000, p.380)
Según Carra de Vaux “La filosofía israq (iluminación) de los sufíes es un
neo-platonismo refundido y compuesto por los persas, es decir, es la obra de los
zoroastras o, más probablemente, de los maniqueos.” (Shafa, 2000, p.382)
España fue el segundo centro del sufismo, siendo Granada el centro del sufismo
durante dos siglos, XIV y XV. España produjo el mayor números de místicos cristianos.
(Shafa, 2000, p. 391)
Así a través de los árabes el mundo oriental llega en España, influenciada por Persia
y Mesopotamia.
La ruta entre al-Andalus y Persia pasaba por Egipto, Libia, Túnez, Argelia y
Marruecos. Era la ruta de la seda africana. El primer geógrafo persa que habló de
al-Andalus, Ibn Jurdadbeh, afirma que el último rey visigodo de España tenía origen
persa, de la ciudad de Ispahan. Al-Maqqari dice que ese rey era berebere, y se llamaba
Isban (Isbahan), del cual vino a ser en nombre de todo el país, Isbaniyya. (Shafa, 2000)
Al-Andalus era el nombre del territorio conquistados por los musulmanes. Algunos
dicen que este nombre viene de mayus, los primeros habitantes de España que practicaban
la religión irania. (Shafa, 2000, p.161)
Según Jacques Chastenet “(…) El llamado arte hispano-árabe se inspira directamente
en el arte persa y bizantino, los cuales son ambos la expresión de civilizaciones
auténticamente originales.” (Shafa, 2000, p.191)
Varios manuscritos empezaron a ser traducidos y estudiados en Europa. Lo centro
más importante de traducción fue Toledo. Las obras de carácter científico y filosófico
interesaban más que las de carácter literario o artístico, según Alessandro Bausani.
(Shafa, 2000, p.194)
Sobre el arte persa, encontramos registros sobre la música. Al contrario de los árabes,
los persas poseían una tradición milenaria en la música, y los primeros aprendieron con
estos. Fueron los árabes que trajeron el lut para la España musulmana. Y probablemente
los cantos gregorianos y ambrosianos tienen su origen en Persia; Gregorio fue el primero
rey persa de Armenia convertido al cristianismo y bautizado con este nombre. Cautivos
persas también tenían llevado el canto a Medina en los tiempos de las conquistas. (Shafa,
2000, p.269-272)
El músico persa Ziryab influenció toda la España musulmana, no solo en el arte,
como también en la vida social, en el vestuario y en la culinaria. Creó la nueva música
andaluza, fundó el conservatorio de música de Córdoba, sistematizando la enseñanza, la
orquesta, y evolucionando la composición musical. (Shafa, 2000)
Por su vez la música persa estaba influenciada por India. Los dos países
intercambiaban conocimientos. En India tenemos referencias que la danza persa
influenció la danza clásica kathak, ya en persa falta registros sobre danza pero
encontramos sobre la música.
En el libro de los reyes, Sahnameh, de Ferdowsi, siglo X, es contado que el rey persa
Bahram pedió al rey de India, Hankal, algunos miles de músicos, los luri, que tocaban
flauta, laúd y cantaban. Hamza, otro cronista, dice que en el año de 550 llegaron a Persia
12000 músicos y cantores indios. (Shafa, 2000, p.290)
Estos músicos probablemente eran nómadas, gitanos, que de India fueron a Persia y
posteriormente llegaron en Europa y en España. Según Jurado-Perez (s.f.) estudios de
lingüística comparativa y de genética demuestran que los gitanos provinieron de India.
Según Francisco Moyano
El célebre Ziryab es sin ninguna duda el primer gran ancestro del flamenco,
al transmitir las antiguas melodías indias, así como la tradición persa que
encontramos en las tonás andaluzas y en particular técnica vocal del “cantaor”
flamenco. Este eje indo-persa-andaluz es el que determina en buena medida la
configuración del cante flamenco. (Shafa, 2000, p. 289)
“Desde el siglo IX, en un contexto de prosperidad creciente en al-Andalus, la música,
el canto y la danza se convirtieron en divertimientos mundanos muy apreciados…” (Shafa,
2000, p. 481) Los baños públicos durante las fiestas de Nayruz y Mihriyan, en Córdoba,
funcionaban sin interrupción con la participación de músicos, bailarines y bailarinas.
(Shafa, 2000, p.499) No tenemos referencias sobre estas danzas, pero si la música persa
estaba presente ¿¡porque no también la danza persa?!
Así percibimos que la España musulmana de los árabes tiene sus raíces en Persia.
Que la música flamenca tiene como ancestro la música persa y india. Que occidente y
oriente estaban siempre en comunicación, y que el arte no es puro sino un hibridismo
cultural. Y la propia cultura es un conjunto de costumbres, artes y desarrollo de diversos
pueblos que en algún momento de la historia se encontraron e intercambiaron
conocimientos, pues el ser humano antes de crear asentamientos y raíces era nómada,
yendo de una región a otra en búsqueda de comida y refugio, y de esta forma muchos
continuaron.
Delante estas referencias, nos preguntamos ¿dónde está la danza en medio todo esto?
Tenemos referencias de la influencia persa en varias áreas en España, pero sobre la danza
no encontramos nada, como vimos anteriormente en la propia Persia es difícil
encontrarlas. Pero esto no significa que ella no existía o que no estaba presente.
Los pueblos nómadas, los gitanos, siempre danzaron y cantaron, transmitiendo su
arte y adquiriendo el arte de donde estaban. En India tenemos registro del intercambio
entre las danzas indias y persas, bailarinas de los dos países hacían clases lado a lado. Y,
en España, ¿será que fue solo la música, el vestuario, la culinaria persa que llegaron o
también la danza? ¿Es posible separar la danza de la música en está época? ¿Los gitanos
trajeron consigo la danza persa y india?

4. DANZA PERSA Y FLAMENCO

Según Navarro (2008) el flamenco es un resultado multicultural entre andaluces,
gitanos y negros que en Andalucía mantuvieron un diálogo durante siglos entre bailes
populares y de teatro, entre gentes del pueblos y bailarines profesionales. Hacia que en el
siglo XIX empezó a tomar forma y se cristalizó el baile flamenco.
Según Navarro y Pablo (2005, p. 7)
(…) Una criatura que tiene brazos de andaluza, pies de gitana y caderas de
negra. Porque de Andalucía aprendió a mover los brazos y a hacer filigranas con
las manos. Y a tocar los palillos. De los calés a zapatear en un palmo de tierra. Y
de los negros el zarandeo y la voluptuosidad. (…)
Además de estas tres influencias, podemos sugerir la influencia persa, así como
también india, que no solo llegó con los gitanos sino también con una danza específica, el
kathak. Según Narayan (2004, p. 19) el kathak emigró para Europa influenciando la
tradición flamenca. Recordamos que en India hay registro que bailarinas persas y indias
hacían clases juntas, y que el movimiento sufi influenció el kathak. No encontramos
registros de danza india en persa, solo de la música, pero es posible deducir que había una
retroalimentación entre las danzas de los dos países. Y que los artistas indios itinerantes,
esto es, los gitanos, pasaron por Persia antes de llegar en Europa y a territorios españoles.
Antes de esto, durante la invasión visigoda, íberos y hispanorromanos hacían culto a
la divinidad solar, en los solsticios de verano, con fiestas y danza. (Navarro, 2008) Vemos
aquí el culto a Mitra que llegó en España primero por los romanos y más tarde los árabes
también traerían la cultura persa nos ámbitos de la ciencia, arquitectura, medicina, música,
artesanía, etc.
Según Luis Seco de Lucena (1929) citado por Navarro y Pablo (2005, p. 83, destaque
de la autora)
Un espectáculo verdaderamente sugestivo que, por su carácter oriental,
fascina a los extranjeros son las danzas que los gitanos que viven en el Camino
del Monte Sacro organizan en sus cuevas y que, según la feliz definición de Pérez
Losa, constituye un rito, porque las ejecutan las bailaoras en la exaltación de una
fiebre que las va dominando, que las va poseyendo, que las hace vibrar con
estremecimientos medulares, que pone en sus ojos negros o en sus ojos verdes la
loca llamarada de las siete lujurias o la expresión torturada de los siete dolores…;
son un rito, porque estas danzas tan expresivas, tan emotivas en los
estremecimientos de su voluptuosidad y en los retorcimientos angustiosos de sus
complicadas expresiones, tienen mucho de ceremonia, de sacrificio y de culto (…)
En esta descripción vemos caracteres de las danzas antiguas, el culto, el sacrificio, el
rito en ceremonias, porque antes de ser una danza de fiestas y de exhibición era una danza
con orígenes rituales. También encontramos la palabra oriente, así como la encontramos
en diversos otros textos y autores, ¿pero lo que es un carácter oriental, a lo que se
resumen oriente?
Oriente engloba diversos países y culturas, generalmente cuando se habla de oriente
en el flamenco se dice respecto a Arabia. Sin embargo como citado anteriormente lo que
conocemos por cultura árabe tiene sus raíces en Persia, que a su vez estaba en contacto
con diversos pueblos y civilizaciones. Por lo tanto la influencia oriental árabe es incluso
persa.
Podemos ver algunas características de la danza persa en el flamenco, por ejemplo,
en los movimientos de brazos, muñecas y tronco.
Según Navarro y Pablo (2007) son los brazos que dan armonía en las figuras del
flamenco, que debemos moverlos con gracia, naturalidad y elegancia, teniendo 9
posiciones básicas que son hijas de la escuela bolera andaluza, pero usadas por todo
bailaor flamenco.
Podemos hacer un paralelo en las líneas que los brazos forman en el espacio, en las
direcciones, que son las mismas tanto en el flamenco como en la danza persa, pero en el
flamenco a pesar de mantener los codos3 de la danza persa, que también están en el
kathak, los brazos están más redondos. En estas posiciones vemos las posiciones de
brazos del ballet clásico. Como toda danza, el flamenco continúa en evolución, la escuela
bolera recibió influencia del ballet clásico, que codifico y estandarizó movimientos
haciendo que el flamenco entrará en la academia, en la universidad.
Recordamos que en Andalucía la cultura persa estaba muy presente, tenemos
referencia que la música persa influyó la música flamenca, y si sugerimos que la danza
3 Los codos que forman ángulos en el flamenco son iguales a las miniaturas de danza persa y también presentes en la danza clásica persa actual.
persa también llegó en España, a través de los árabes y de los gitanos, así la posición de
los codos en la danza flamenca puede haber sido influenciada. A su vez, si el ballet y la
danza persa, y la danza persa y la danza india están relacionadas tenemos una cuádruple
retroalimentación.
Los autores citan además los movimientos de mano, que poseen giros de muñeca, a
pesar de las posiciones de los dedos ser diferentes, la rotación de la muñeca también están
presentes en la danza persa.
Si las manos y el braceo son testigos insobornables de la deuda que el baile
flamenco tiene contraída con la escuela bolera andaluza, en los pies está presente
presente la historia de los préstamos que ha tomado de todos los vocabularios de
danza, especialmente del ballet clásico. Unos movimientos que adornan todos y
cada uno de los movimientos del baile, incluso el zapateado, algo privativo del
flamenco, que lo identifica y distingue entre todas las demás danzas. Constituyen
además una prueba irrefutable del carácter orgullosamente mestizo de ese baile
tan andaluz como universal. (Navarro; Pablo, 2007, p. 57, destaque de la autora)
Los autores dicen que el zapateado es privativo del flamenco, pero el zapateado está
presente en muchas danzas alrededor del mundo, y probablemente fue golpeando los pies
al suelo que el hombre primitivo empezó a danzar, a hacer música, a marcar el ritmo.
Abriendo nuevamente más un paréntesis con la India, el kathak tiene un trabajo de
zapateado y que al opuesto de las otras danzas indias, donde hay flexión de rodillas, en
una posición equivalente al plié del ballet clásico, en este las piernas está estiradas así
como en la posición del flamenco. Haciendo con que la última frase de los autores donde
se dice que el flamenco es tanto andaluz como universal, amplié esta visión universal más
allá del oriental árabe.
El trabajo de tronco que cita Navarro y Pablo (2007, p. 89) que podemos comparar
con la danza persa es la vuelta de pecho. La vuelta de pecho “se realiza doblando el
cuerpo hacia delante por la cintura, inclinándolo hacía el suelo, para terminar
levantándolo, como en una vuelta quebrada. Los brazos van asimismo en cuarta y se hace
siempre hacia delante.” Este trabajo de bajar las escapulas, de inclinar el tronco está
presente en la danza persa.
Así percibimos que la parte superior del cuerpo en el flamenco posee influencia de la
danza persa, en las líneas de los brazos, en la posición del codo, en los giros de la muñeca,
y en la inclinación del tronco, abajando las escápulas, haciendo que el tronco doble al
lado, atrás y adelante.
Las castañuelas o los palillos, que son actualmente de madera o de fibra de vidrio y
tela prensada, fueron hechas también en terracota, barro cocido, marfil y metal. Otro
adorno musical usado antiguamente en el flamenco y que se mantienen en las pandas de
verdiales malagueñas, son los chinchines, platillos metálicos de la tradición oriental
empleado por las bailarinas de danza del vientre. (Navarro; Pablo, 2007, p. 120-121)
Las castañuelas o palillos y los chinchines poseen la misma función, que es marcar el
ritmo. A su vez los chinchines también están presentes en la danza persa y en la danza
india. ¿Cada cual se desarrolló aislado o siguieron una línea común, las castañuelas
vinieron de la influencia árabe que a su vez fue influenciada por Persia que estaba en
contacto con India?
No podemos en el momento responder estas cuestiones, pero dejamos la sugerencia
que las castañuelas pueden haber venido de otras culturas, como persa y india, a través de
los árabes y de los gitanos.
Así como sugerimos que la influencia persa en el baile flamenco es significativa y
debe ser más investigada. Que los datos aquí presentados son suficientes para llevar la
mirada hasta Persia, comprender su historia, su danza, y su relación con otras culturas,
entre ellas, la española.

CONCLUSIONES

A pesar de haber lagunas en la historia y desarrollo de la danza persa, como también
contradicciones entre los autores sobre la danza clásica persa, percibimos que ella así
como otras danzas en otras culturas y civilizaciones estaba relacionada con el ritual, que
después pasó por los palacios. Infelizmente por cuestiones religiosas y políticas la danza
persa fue marginada y no fue codificada, como ocurrió en Europa con el ballet clásico.
Podemos observar que de una manera o de otra la danza persa sobrevivió y atravesó
fronteras. Los datos históricos apuntan una relación con India y también con Europa,
llegando al territorio español, principalmente, a través de los árabes, que a su vez son un
reflejo de la cultura persa, pues dominaron el territorio persa y no los persas, siendo estos
que dominaron los árabes en el sentido de conocimientos y cultura.
No son encontrados registros sobre danza persa en España pero si observarnos la
danza clásica persa, las miniaturas (pinturas) y el flamenco encontramos similitudes en
los movimientos de tronco, brazos y muñecas.
Llegar en una conclusión definitiva no es aún posible sino es posible llegar en una
conclusión abierta que sugiere que a pesar de necesitar más estudios sobre la danza persa
y su relación con la cultura española, es posible verificar que estas similitudes no son
apenas coincidencias y conjeturas. Los hechos históricos apuntan para esta relación.
Las raíces del flamenco tienen más ramificaciones que en andaluces, gitanos y negros.
Su influencia oriental está más allá de Arabia, está en Persia, está en India. Como dicho
anteriormente el flamenco es un arte híbrido, que tuvo influencia de varias culturas y
civilizaciones, mucho más de lo que consta los libros actualmente.
Así abrimos más un capítulo en la historia del flamenco que no debe ser cerrado sino
estar abierto para nuevas investigaciones y reflexiones.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Campbell, J. (2015). Diosas. Girona: Atalanta.
Fernández, M. P.; Jordán, C.; Prósper, B. M. & Villar, F. (2011). Lenguas, genes y
culturas en la prehistoria de Europa y Asia suroccidental. España: Universidad de
Salamanca.
Friend, R. (1993). Dance in Iran. Recuperado de http://www.easterndanceforum.com/
Accedido en 16/01/2019.
Friend, R. (1996). The exquisite art of persian classical dance. En A journal for lovers of
middle eastern dance and arts (pp.6-8), 2(15), primavera.
Gholami, S. (2016). The history of dance in Iran. En S. Gholami (Ed.), Dance in Iran:
Past and present (pp. 33-90). Alemania: Reichert.
Heath, R. (2007). Geometria sagrada e as origens da civilização: A revelação dos
maiores enigmas da história por meio da ciência dos números. São Paulo: Pensamento.
Jacob, A. (2009). Atman: Los Arios. Orígenes de la primitiva religión indo-europea.
España: Ojeda.
Jurado-Perez, F. La larga llegada de los gitanos. Recuperado de
http://flamenco001.blogspot.com/2011/08/la-larga-llegada-de-los-gitanos.html Accedido
en 10/04/2019.
Khorsandi, Shahrzaad. (s.f.) Persian dance: The struggle for identity. Recuperado de
https://www.danceus.org/persian-dance/persian-dance-the-struggle-for-identity/ Acesado
en 10/01/2019.
31
Khorsand, Shahrzad. (2015) The art of persian dance: Shahrzad tecnique.
Kiann, N. (10/11/2014). Persian dance and its forgotten history. Recuperado de
http://www.iranchamber.com/cinema/articles/persian_dance_history01.php Acesado en
10/01/2019.
Kiann, N. (2016). The history of ballet in Iran. En S. Gholami (Ed.), Dance in Iran: Past
and present (pp. 91-176). Alemania: Reichert.
Kiann, N. (2017). Royal court dances of Iran. Throughout history: flourished,
transformed, and exiled. ICH courier: Intangible cultural heritage courier of Asia and
Pacific, 16-17. Volumen 30. ISSN 2092-7959. Recuperado de
http://www.artira.com/balletspersans/pdf/ich_courier_30.pdf?fbclid=IwAR2k4yJBgwhZ
BqNGoFV970qXBUh0Xvy8gv0LoRFWogmgt2mxvPa0xjL1cCw Accedido en
10/01/2019.
Kothari, S. (1989). Kathak: Indian clasical dance art. New Delhi: Abhinav.
Lane, R. (2004). Alexander the great. Inglaterra: Penguin Books.
Menasce, J. (2008). Mitología de persia. En P. Grimal (Ed.), Mitologías: del
mediterráneo al ganges (pp. 268 – 299). Madrid: Gredos.
Narayan, S. (2004). Dances of india: Kathak. New Delhi: Wisdom tree.
Navarro, J. (2008). Historia del baile flamenco. Vol. I. Andalucía: Signatura Ediciones.
Navarro, J.; Pablo, E. (2005). El baile flamenco: una aproximación histórica. España:
Almuzara.
Navarro, J.; Pablo, E. (2007). Figuras, pasos y mudanzas: Claves para conocer el baile
32
flamenco. España: Almuzara.
Pisa, J. (2011). Breve historia de los… Persas. España: Nowtilus.
Proel. (s.f.). Lenguas mundas. Recuperado de
http://www.proel.org/index.php?pagina=mundo/austrica/austroasia/munda Accedido en
22/08/2019.
Scoot, M. (2016). Ancient worlds: an epic history of east and west. Londres: Windmill
Books.
Shafa, S. (2000). De persia a la españa musulmana: La historia recuperada. España:
Universidad de Huelva.
Shay, A. (1999). Choreophobia: Solo improvised dance in the iranian world. California:
Mazda.
Shay, A. (2005) Iranian dance: A scholarly overview of research essues. Recuperado de
http://www.easterndanceforum.com/ Accedido en 15/01/2019.
Shay, A. (2006). Choreographing “persia”: Representation and orientalism in staging
and choreographing iranian dance. Recuperado de http://www.easterndanceforum.com/
Accedido en 15/01/2019.


Acerca de Miriam Lamas

Miriam Lamas Baiak empezó sus estudios en danza a los 7 años de edad con ballet clásico,  posteriormente, hizo contemporáneo, jazz, danza de salón y danza india, en la cual se especializó. Graduada y licenciada en danza en la «Faculdade de Artes do Paraná» (Brasil); especialista en fisiología del ejercicio en la «Pontifícia Universidade Católica do Paraná» (Brasil); diplomada en danza étnica conteporánea (OFD) (Escuela Patricia Passo e Instituto de danza Alicia Alonso – Universidad Rey Juan Carlos) y formada en masoterapia en «Seduc» (Brasil). Además de diversos cursos y talleres de danza en Brasil, Peru, India y Europa.

Empezó su especialización en danzas indias en 2005 con una profesora brasileña, haciendo bharatanatyam (danza clásica) y bollywood (danza del cine indio). En 2008 conoció en Brasil su actual guru, Vani Rajgopal, y en los años 2010, 2013 y 2015 fue a India para estudiar con ella y también hizo tallers con otros renombrados gurus; y el este último año se formó en bharatanatyam por la «Sandesha – Foudation for culture and education». Bollywood hizo diversos talleres con diversos profesores en Brasil, España y India. Y en 2014 fue invitada a danzar en el festival «Indian Dance Weekend» en Barcelona por el bailarín de bollywood Sunny Singh, el cual también invitó en el año siguiente para danzar a su lado en el show del «Mercado Persa» en Brasil. También hizo talleres de otras danzas indias, como kathak, odissi,
chhau, kathakali, kalbélia, kudipuchi entre otras.

Siempre ha trabajado con la danza, enseñando en escuelas de danza y escuelas regulares y participado de grupos como bailarina. También creó su propio grupo de danza india, Natyakshithi, con el cual da clases, hace coreografías, espectáculos, y se presenta sola o junto con sus alumnas. En 2017 recibió del embajador de la India en Peru una «placa» en reconocimiento de su colaboración, apoyo y difusión de la cultura india.

Escribe artículos sobre danza y tiene varios publicados en la principal revista de danza en Brasil, *Revista Dança Brasil*. Produjo dos ebooks de sus trabajos de fin de curso de la graduación y de la especialización, el primero sobre la danza clásica bharata natyam, su expresividad y relación con el espacio (basándose en los estudios y teorías de Barba y Savarese, y Laban); y el segundo sobre preparación física en las escuelas de ballet de Curitiba.

Actualmente realiza en Madrid un master en artes escénicas en la Universidad Rey Juan Carlos.