Son muchas las experiencias y vivencias que mi cuerpo recibe de transformaciones bellísimas y renovadoras. Cada encuentro son puertas que se abren a nuevos conocimientos.  Toda la metodología aplicada está muy organizada, tanto en el cuerpo físico como en el emocional. La verdadera danza del alma. El trabajo de conciencia corporal y los conocimientos adquiridos en la formación en DanzaTerapia me ofrecen la oportunidad de aplicarlo en la vida diaria como un terapeuta, bailarína y a nivel personal. Cada encuentro es una luz que nace, un corazón que canta y una gran sonrisa. Los movimientos son infinitos y hay muchos cambios en el campo de la energía del individuo. Gracias Patricia!

Mónica Pimienta

Bailarina, Terapeuta Corporal y Gerontóloga, Brasil

Cuéntanos tu experiencia

11 + 2 =