Oriental Fusion Dance



Desde slogo_100x100us inicios el hombre buscó comunicarse a través de su cuerpo con fuerzas ocultas que pudiesen explicar los misterios de la vida que le atormentaban. La observación de los ciclos naturales, la concepción de una nueva vida y la realidad de su finitud, fueron sin lugar a duda fuentes inspiradoras en la búsqueda de un lenguaje que pudiese transmitir sus más íntimos tormentos.

La relación entre el micro y el macro cosmos fue la forma que el hombre antiguo encontró de entender la naturaleza y, en consecuencia, a sí mismo. Lo que se externalizó en que el ambiente y lo que él vivía internamente estaban en armonía. La noción de que su cuerpo era una versión reducida de los elementos presentes en su hábitat fue lo que le proporcionó la sabiduría necesaria para vivir en el entorno y evolucionar en sí mismo. De esta forma, el centro pélvico fascinó al hombre antiguo y fue el precursor de los movimientos dancísticos, mover la pelvis era conectar con la fuerza primordial de la creación, y ondularla era establecer una relación directa entre los ciclos naturales y su propio cuerpo humano. ¡El hombre como imagen y semejanza divina! Este concepto no tiene fronteras, naciones ni culturas, es inherente a la humanidad.

Con el tiempo las condiciones geográficas fueran delimitando territorios que establecieron característica singulares en la danza. Se mantuvo el pilar del concepto fundamental, el hombre danza para la naturaleza y el baile gana forma según los elementos que incorpora de ésta. Podemos afirmar que el movimiento pélvico transcendió las barreras geográficas, aunque ganó diferentes calidades según la región donde se practicaba. Así, con el afán de enaltecer la vida, los rituales de fertilidad y fecundidad eran bailados utilizando enigmáticos movimientos serpenteados que hacían alusión a los elementos naturales que pertenecían al universo simbólico del infinito. Este concepto siguió desarrollándose a lo largo de la historia, sin perder su calidad genuina de espirales, fue abarcando y absolviendo los innumerables estímulos que motivaron siempre la necesidad humana de comunicación y entendimiento con el otro, con el entorno y consigo mismo. A lo largo de la historia distintas nomenclaturas surgieron con el fin de explicar la danza de la vida.

Danza Oriental, traducción del raks del sharki, es la danza bailada en Medio y Próximo Oriente, conocida en Occidente por “danza del vientre”. Esta danza tiene su apogeo en los harenes de los antiguos palacios pertenecientes al Imperio Otomano, eran comunidades de mujeres de distintos lugares de Oriente que como esclavas poseían el oficio de entretener a los sultanes y sus invitados. Pero el afán de comunicación y superación estableció en este momento de la historia una oportunidad única para que el lenguaje de la danza se desarrollara sin fronteras, prejuicios raciales ni barreras, los elementos eran incorporados formando un arte híbrido de muchos matices y formas.

Aunque actualmente existan discusiones sobre el origen de estos movimientos, que diferentes pueblos intentaron otorgarse a sí mismos; si pones tu cuerpo al servicio de la danza y buscas mimetizarte con diferentes culturas y acercarte a lo que tienen de más genuino, si te propones bailar su lenguaje, ¡percibes que hay más semejanzas en la humanidad que diferencias!

Esto fue lo que ha hecho Patricia Passo, creadora del Método OFD (Oriental Fusion Dance), mezclarse en ambientes aparentemente austeros y distintos para experimentar en su propio cuerpo lo auténtico, lo genuino, lo que nos une al concepto primordial ¡el hombre como imagen y semejanza divina!

La danza OFD nace de un exhaustivo estudio antropológico, sumado a una intensa investigación de campo y a una vivencia filosófica sobre los conceptos inherentes a la filosofía oriental.

oriental_fuaion_dance009Pilares fundamentales de la Danza OFD

  • El movimiento pélvico como madre de los movimientos dancísticos.
  • Utilización del universo simbólico característico de las civilizaciones antiguas.
  • Inspiración en los elementos de la naturaleza para la comprensión del movimiento interno corporal y su estilización.
  • La idea del dualismo corporal perteneciente a las danzas de carácter primitivo.
  • Amplio leguaje gestual, característico del mestizaje ocurrido a lo largo de los siglos.
  • Observación de la geometría sagrada y su directa relación con las formas corporales propuestas.
  • Principio espiritual de la danza, concepto anclado en una necesidad de comunicación divina y no en una realización de actividad física.
  • El nacimiento del movimiento desde el centro hacia las extremidades.
  • La propia anatomía como mapa del tesoro, todas las respuestas están en el cuerpo.
  • Cada ser humano es único, la técnica libera.
  • Las espirales corporales poseen direcciones ascendentes y descendentes que mueven la energía del cuerpo, tornándolo más armónico y expresivo.
  • Los diferentes arquetipos femeninos que encontramos en la mitología y la diversidad étnica ha enriquecido la danza de elementos, permitiendo jugar con las infinitas posibilidades de ser una misma.

Por último, destacar que la elección de llamar al método Oriental Fusion Dance no parte de la necesidad de abarcar distintas modalidades de danza, ni tampoco de considerar una modalidad incompleta, sino de llamar y trabajar con fusión como principio filosófico. El estudio del OFD sigue su curso y tiene como principal premisa el profundo respecto a todas las manifestaciones dancísticas, a todas las culturas y sus preciosos legados, motivos por los cuales en nuestras clases disponemos de un amplio material teórico e histórico. Nuestra intención es ampliar la visión y la capacidad perceptiva del gesto corporal, entendiendo que ante las diferencias existe un inconsciente colectivo universal que comparte los principios de una danza única, complementaria, fusionada y transgresora.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed